Menu
 

En 2014, China propuso un sistema, denominado 'Social Credit System', que puntúa a los ciudadanos del país en base a sus acciones como ciudadano. Unos parámetros que pueden llegar a determinar que un juez declare que un habitante es una mala persona en base a acciones como negarse a pagar sus deudas, mentir ante la Corte o cometer diversos delitos, entre otros.


Tras dos años de pruebas, este sistema ha comenzado a utilizarse de manera experimental en algunas regiones del país. A pesar de ello, no será obligatorio hasta 2020 en caso de que finalmente el 'Social Credit System' se haga realidad. Mientras que algunas regiones administrativas como Hong Kong o Macao han confirmado que no implementarán este nuevo servicio, otras ya comienzan a ver los primeros resultados de este sistema que recuerda al primer capítulo de la tercera temporada de la serie 'Black Mirror': 'Nosedive'.

La estudiante de doctorado en la Universidad de California Shazeda Ahmed, quien ha elaborado su tesis en torno a la prueba piloto de este sistema, ha relatado a China Digital Times que, el 'Social Credit System' no está relacionado con el capítulo de 'Black Mirror'. Pese a que haya comparativas "bastante divertidas", en el capítulo se hace la suposición de que todo el mundo está recibiendo una puntuación de crédito social y que han comenzado a estructurar sus vidas en torno a levantarla. Mientras tanto, la estudiante asegura que la dirección hacia la que se dirige este nuevo sistema chino es imprevisible.

Tal y como aseguran los tribunales de China, este sistema de crédito social ha sido probado con el objetivo de frenar la malversación de deudas incobrables del país, tanto a nivel personal como corporativo. El tribunal asegura que la falta de una ley que actúe en casos de quiebra personal y un sistema de crédito financiero integral han limitado la capacidad del gobierno para imponer sanciones financieras, razón por la que han optado por este nuevo sistema.

Mientras tanto, según explica el medio FinancialTimes, una de las pruebas ha derivado en la inclusión de 6,7 millones de personas en una lista negra en base a sus actuaciones. Debido a ello, estas personas no pueden comprar billetes de tren o de avión y, al mismo tiempo, terceras personas pueden ver sus calificaciones, lo que podrían derivar en una confrontación frente a la presión social y en la exclusión.


Las reglas del 'Social Credit System'

Los encargados de establecer las reglas de este sistema en 2014 fueron el Gobierno y Alibaba Group y Tencent Holdings, las dos compañías que integran las dos redes sociales más potentes del país. Por esa misma razón, este sistema afectaría, sobre todo, a la reputación online y vetaría las compras por Internet a aquellas personas que no contaran con una cantidad de puntos superior a la mínima exigida.

La regla principal de este sistema, tal y como adelantaba China Daily en 2015, es que cualquier ciudadano cuenta con una puntuación entre los 350 y los 950 puntos básicos, asociados a la tarjeta de identidad china. La puntuación se modificará en tiempo real a través de una aplicación que mostrará las fluctuaciones en base a las diferentes acciones del ciudadano.

Para determinar la puntuación de cada persona se toman en consideración distintas acciones relacionadas con el cumplimiento político y la capacidad de pago de los ciudadanos. 

Por lo tanto, seguir las reglas marcadas por el Gobierno supone mantenerse en la línea establecida e incluso ganar varias recompensas. Mientras tanto, criticar las medidas del Gobierno podría suponer un descenso de la puntuación base.

Por si esto fuera poco, cualquier persona puede consultar la puntuación de la gente que le rodea, lo que puede llegar a ser problemático en casos de personas con una nota por debajo del límite ya que el sistema puede llegar a penalizar a la gente por las personas con las que se rodea.


Ser un buen ciudadano tiene recompensa

Mientras que acercarse a los 950 puntos se considera ser un buen ciudadano, bajar de 350 está considerado, además de un modo de desafiar al sistema, codearse con "malas personas". Por esa misma razón, todos aquellos buenos ciudadanos podrán acceder a los llamados privilegios.

A partir de los 600 puntos básicos, a los usuarios se les concederá un préstamo de 800 dólares a interés muy bajo de manera automática, en caso de que lo soliciten, para comprar por Internet.

Mientras tanto, aquellas personas que superen los 650 puntos tendrán derecho a alquilar un vehículo sin la necesidad de dejar un depósito puesto que el sistema confía en el usuario. Con 700 puntos, la plataforma habilita la vía rápida para obtener el permiso de viaje a Singapur, mientras que pasados los 750 esta vía se extiende para viajar a Europa. Gracias a ello, transportarse por el mundo será mucho más sencillo.

Por lo tanto, esta medida dirigida, sobre todo, al mundo online, tiene una gran repercusión en la vida real. Esta medida ha generado una gran controversia en occidente, donde no ven con buenos ojos que el Gobierno pueda calificar a las personas de manera subjetiva y en base a su propio beneficio.



Fuente






Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top