Menu
 

Turquía "debería reevaluar" el pacto con la Unión Europea sobre refugiados, así de rotundo se expresó este lunes el ministro de Asuntos Europeos turco, Omer Celik, tras la polémica con Holanda por impedir actos públicos de otros dos ministros turcos en su territorio. "Turquía debería reevaluar la cuestión del tránsito terrestre" que figura en el acuerdo sobre migrantes del 18 de marzo de 2016, declaró. 


El acuerdo, que cumple un año de vigencia esta semana, permite a la UE enviar a Turquía a todos los refugiados que lleguen a Grecia a cambio de reasentar al mismo número de refugiados sirios que ya están territorio turco y de una inyección de dinero de 6.000 millones de euros.

Estas declaraciones del ministro de Asuntos Europeos demuestran que, la tensión lejos de disminuir, continúa creciendo. Ankara convocó este lunes por tercera vez en tres días al encargado de negocios holandés para protestar por el "tratamiento infligido a los ministros y a los ciudadanos turcos en Holanda" tras la anulación de los actos de apoyo al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Desde el sábado, los dirigentes turcos critican a las autoridades holandesas, a quienes el domingo Erdogan prometió hacerles "pagar un precio elevado" por el tratamiento a dos ministros turcos, que según él, recuerdan "al nazismo y al fascismo".

Holanda pide a sus ciudadanos que extremen las precauciones en Turquía
En este contexto de extrema tensión, Holanda pidió este lunes a sus ciudadanos en Turquía permanecer "vigilantes" y evitar "las concentraciones y los lugares muy transitados". Durante el fin de semana hubo varias manifestaciones delante de las representaciones diplomáticas holandesas en Estambul y Ankara.

El choque diplomático surgió después de que Holanda expulsara el sábado a la ministra turca de la Familia, Fatma Betul Sayan Kaya, y se negara a autorizar una visita del jefe de la diplomacia turca, Mevlut Cavusoglu.

Los dos responsables debían participar en actos para promover entre la diáspora turca el 'Sí' en el referéndum constitucional previsto en Turquía el 16 de abril que apunta a reforzar los poderes de Erdogan.

La presencia de políticos turcos en estas concentraciones dio lugar en las últimas semanas a confrontaciones entre Ankara y varias capitales europeas, cosa que no sucedía períodos electorales anteriores.

El domingo, delante de miles de seguidores en Kocaeli, en el norte del país, Erdogan consideró en un discurso que las reacciones europeas reflejaban una especie de "islamofobia". Sin embargo, los expertos coinciden en que Erdogan busca enemigos extranjeros para conquistar su base nacionalista en vísperas del referéndum.


La UE y la OTAN piden calma 

En Alemania, donde varias ciudades anularon mítines a favor de Erdogan estas últimas semanas, el ministro del Interior Thomas de Maizières dijo oponerse a la visita de ministros para estas concentraciones. "Una campaña turca no tiene nada que hacer aquí, en Alemania", declaró en una entrevista en televisión.

Por su parte, la Unión Europea llamó este lunes a Turquía a "evitar declaraciones excesivas" que recrudezcan las crisis diplomáticas abiertas con Alemania y Holanda mientras que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, urgió a los países de la Alianza a "contribuir a una desescalada de las tensiones" diplomáticas entre Turquía, Alemania y Holanda. 






Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top