Menu
 

Miles de tiendas en centros comerciales están echando el cierre en lo que se está convirtiendo en una de las olas más grandes de cierres de venta al por menor no visto en décadas en Estados Unidos. Se espera que más de 3.500 tiendas cierren en los próximos dos meses.




Grandes almacenes como JC Penney, Macy, Sears o Kmart se encuentran entre las muchas empresas que están echando el cierre, junto con las cadenas más pequeñas como Crocs, BCBG, Abercrombie & Fitch, y Guess.


Por ejemplo, Bebe está cerrando sus 170 tiendas para centrarse en el crecimiento de las ventas en línea, según un informe de Bloomberg . Limited también cerró recientemente sus 250 tiendas, para centrarse en lo mismo.



Otros, como Sears y JCPenney, están reduciendo agresivamente sus tiendas físicas en lugares no rentables y tratar de evitar más pérdidas.

Sears está cerrando el 10% de sus sitios (150 tiendas) de Sears y Kmart, y JCPenney está cerrando el 14% (138 tiendas).

De acuerdo con muchos analistas, el apocalipsis minorista ha llegado a EE.UU., donde la existencia de tiendas per cápita son muy superiores a cualquier otro país.

Los EE.UU. tienen unos 7 metros cuadrados de espacio comercial por persona, en comparación con los 4 metros cuadrados en Canadá o los 3 de Australia.

Las visitas a los centros comerciales han ido disminuyendo desde hace años con el aumento del comercio electrónico, así como cambios monstruosos en la forma que los compradores están gastando su dinero. 

Las visitas a los centros comerciales se redujo en un 50% entre 2010 y 2013, según Cushman & Wakefield

Y la gente está dedicando ahora mayores cuotas de sus carteras para restaurantes, viajes y tecnología - como los Smartphones, realizando un gasto menor en ropa y accesorios.

Como las tiendas siguen cerrando, muchos centros comerciales se verán obligados a cerrar también.

Cuando una tienda como Sears o Macy cierra, suele provocar una espiral descendente en el rendimiento de los centros comerciales.





Los centros comerciales no sólo pierden los ingresos y el tráfico de compradores de los negocios de esa tienda. El cierre suele provocar cláusulas que permiten a los inquilinos del centro comercial restantes ejercer su derecho de terminar sus contratos de arrendamiento o de renegociar los términos, por lo general con un período de rentas más bajas, hasta que otro minorista aparezca.

Para reducir las pérdidas, los centros comerciales deben encontrar rápidamente un inquilino de reemplazo para el enorme espacio que la tienda ocupaba, lo cual es casi imposible - especialmente en centros comerciales que ya tienen problemas financieros.


Traducido por Selecta News

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top