Menu
 

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y de la Universidad Complutense de Madrid han observado dos asteroides cuyas propiedades dinámicas sugieren un posible origen común y apuntan a la existencia del llamado Planeta X, más allá de Plutón, ha informado hoy el IAC.




Desde que Plutón pasó a la categoría de planeta enano el sistema solar tiene ocho planetas, y en 2006 los investigadores Konstantin Batygin y Mike Brown usaron las órbitas de los conocidos como "objetos transneptunianos extremos" para predecir la existencia de una supertierra, en lo que se conoce como la hipótesis del Planeta X.


Órbitas de los astros transneptunianos y del hipotético 'Planeta X' del sistema solar 


Ahora, un equipo de investigación liderado por el IAC y en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, han utilizado el Gran Telescopio Canarias, ubicado en el Observatorio de La Palma para estudiar mediante espectroscopía los asteroides de 2004 VN112 y 2013 RF98.

En un comunicado del IAC se señala que estos asteroides son ambos particularmente interesantes desde el punto de vista dinámico, pues sus órbitas son casi idénticas y sus polos orbitales presentan una separación angular extremadamente pequeña.

Origen común

Esto sugiere un origen común y sus órbitas actuales podrían ser resultado de una interacción en el pasado con el hipotético Planeta Nueve, añaden los investigadores en un estudio que ha sido publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, donde proponen que este par de objetos transneptunianos extremos son un asteroide binario que se desligó tras acercarse a un planeta más allá de Plutón.

La investigadora del IAC Julia de León ha declarado hoy a Efe que estos asteroides no se pueden estudiar de forma directa y añadió que con su hallazgo se abunda en la existencia del Planeta Nueve.

Más allá de Plutón

El IAC explica que las conclusiones del último estudio se han producido después de las observaciones de los dos asteroides llevadas a cabo en el rango visible, en un trabajo en el que colaboraron los astrónomos Gianluca Lombardi y Ricardo Scarpa, quienes usaron el espectrógrafo OSIRIS del Gran Telescopio CANARIAS (GTC).

Identificar los asteroides fue muy laborioso debido a que, al estar tan lejos, su desplazamiento aparente en el cielo es muy lento, y los investigadores midieron después sus magnitudes aparentes (su brillo intrínseco observado desde la Tierra) y recalcularon la órbita de 2013 RF98.

Estas observaciones han ayudado a mejorar su órbita y han sido publicadas por el Minor Planet Center (MPEC 2016-U18: 2013 RF98), organismo responsable de la identificación de planetas menores (cometas y asteroides), así como de sus medidas y posiciones orbitales.


Fuente

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top