Menu
 

En muchas ocasiones se realizan fotografías que causan conmoción por su alta extrañeza y por estar captadas en lugares especialmente delicados y propensos todo lo que es el dolor o la muerte, cómo son los hospitales.



El caso de Sarah Danbury, una inglesa que reside en la localidad de Grantham Linconlnshire, cuando se hizo un selfie con su hija Amy Beckingham, de 19 años, ingresada debido a un cáncer de hígado (carcinoma fibrolamelar) que acabaría, posteriormente, con su vida.

La imagen fue tomada en el Royal Free Hospital de Londres y en la misma puede verse un destalle de luz encima de Amy. La mujer explicaba: “Yo no vi nada al principio, pero cuando miré más de cerca la foto pude ver claramente un ángel”, dijo Sarah. “Sólo había dos luces en ese lado de la habitación y las dos estaban apagadas, simplemente no puedo explicarlo, es muy raro. 

Cuando Amy vio la foto dijo que era su ángel de la guarda. Apenas tres semanas después, Amy lamentablemente falleció. Me tranquiliza ver esa imagen, ya que me hace pensar que hay alguien allí con Amy, cuidándola. Yo no voy a la iglesia, pero me hizo pensar que hay vida después de la muerte”.

Tres semanas después falleció Amy.




Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top