Menu
 

Según los medios franceses, la violencia se desató cuando unos turistas tomaron fotos en una playa donde mujeres musulmanas se bañaban en burkinis, lo que provocó el enfado de los acompañantes. Varios de ellos atacaron a un grupo de jóvenes del lugar con hachas y arpones. Más tarde los lugareños prendieron fuego a los coches de los musulmanes. El ministro de interior francés ha hecho un llamamiento a la calma.  


Todo comenzó tras la captura de unas imágenes de la playa por parte de unos turistas que visitaban el pueblo francés de Sisco. Tras percatarse un grupo de musulmanes de que los turistas estaban tomando fotografías de la playa, comenzaron a arrojar piedras y botellas. Más tarde aparecieron más musulmanes con hachas y arpones.

Tres de los heridos han sido dados de alta mientras que otros dos continúan en observación. Las autoridades locales describieron la pelea como "muy violenta".

La tensión ha crecido este verano entre franceses y musulmanes en el sur de Francia, sobre todo a raíz de la matanza de 85 personas por un conductor de camión en la ciudad de Niza el pasado 14 de julio.

Ange Vivoni, alcalde de Sisco, dijo a la prensa que cuando los familiares se enteraron de que un adolescente fue apuñalado en el lugar, "todo el pueblo de Sisco se movilizó". Cuando estas personas llegaron desde el pueblo, dos de ellos fueron heridos con arpones. A continuación los pueblerinos se tomaron la justicia por su cuenta e incendiados los automóviles de los musulmanes.


La tensión continuó este pasado domingo con una protesta en la capital regional. Cientos de personas se manifestaron en Bastia por los altercados en la playa. La policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos durante la tensa manifestación.

A principios de esta semana, la ciudad turística de Cannes prohibió el uso del traje de baño islámico para las mujeres, el burkini.

Traducido por Selecta News vía BBC
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top