Menu
 

Estas últimas horas, el mundo aún vive pendiente de las últimas noticias que van llegando desde Turquía, tras el intento fallido de golpe de estado para derrocar a Recep Tayyip Erdogan.




Una de las noticias que hemos conocido en estas últimas horas, es la desaparición de 42 helicópteros de combate en la base aérea de la OTAN en Incirlik.

Esta desaparición de nada más y nada menos que 42 helicópteros del inventario militar, hace crecer el temor de que pueda producirse otro intento de golpe militar en Turquía.

No obstante, hay un dato mucho más preocupante, del que de momento se está hablando más bien poco.

En la base aérea de Incirlik, utilizada por la alianza para atacar a Estado Islámico en Siria, había almacenadas más de 80 armas nucleares tácticas y más concretamente, bombas nucleares tácticas B-61, propiedad de los EEUU.



Sí se sabe que en las primeras horas del golpe, fue cortada la energía eléctrica en dicha base, y que en esas primeras horas, el gobierno de EEUU pidió a su personal que se mantuviera alejado de dichas instalaciones por su propia seguridad.

Poco más se supo sobre lo que aconteció allí, durante esos primeros momentos del golpe militar.

Asimismo, se afirmó que las autoridades turcas cerraron el espacio aéreo alrededor de la base, con el fin de determinar si militares golpistas se habían apoderado de las instalaciones.

De hecho, aviones de combate llegaron a bombardear la sede del parlamento en Ankara y no ha quedado claro aún si dichos aviones partieron o no de la base de Incirlik.

Aunque los reportes iniciales procedentes de fuentes de la OTAN afirmaron que nadie en dicha base aérea estuvo involucrado en el golpe militar, finalmente, el gobierno turco detuvo a una decena de militares golpistas en la base de la OTAN de Incirlik, lo que entra en contradicción con las afirmaciones iniciales.




El hecho es que hay gran cantidad de dudas inquietantes acerca de lo sucedido en la base de Incirlik y el destino final de las bombas nucleares que había allí almacenadas.

Por ejemplo, si durante las primeras horas el gobierno de Erdogan consiguió cerrar el espacio aéreo alrededor de la base, ¿cómo se explica que hayan desaparecido 42 helicópteros sin dejar rastro?

¿Dónde están estos helicópteros y quién se los llevó de la base de Incirlik?

¿Qué tipo de helicópteros eran?

Y sobretodo, a la luz de las mentiras y contradicciones, ¿qué garantía hay de que dichos helicópteros no se llevaron algunas o todas las cabezas nucleares tácticas almacenadas en la base?


Si pueden desaparecer 42 helicópteros sin que nadie lo detecte, ¿acaso no pueden desaparecer también algunas cabezas nucleares?

En el caso de que así fuera, ¿nos dirían la verdad o la ocultarían a la opinión pública por motivos de seguridad, para evitar, por ejemplo, que cayeran en manos equivocadas?

A estas alturas, hay varias posibilidades abiertas.

La primera es que las armas nucleares siguen intactas en su sitio de almacenamiento de Incirlik. Probablemente, ésta acabe siendo la versión oficial final.

La segunda opción es que algunas de esas armas han sido robadas por militares golpistas, que también se habrían apoderado de los helicópteros desaparecidos.



Y una tercera opción sería que el propio Erdogan hubiera urdido un plan para simular que los helicópteros fueron robados por golpistas, para así poder apoderarse de dichas armas nucleares en secreto, de las que carecía el estado turco.

Incluso Erdogan podría utilizar la posesión de este armamento, como herramienta de presión en las posibles negociaciones secretas que puedan producirse acerca de su continuidad al frente de Turquía.

Lo que sí podemos afirmar, es que ante lo delicado de la situación, difícilmente nos dirán la verdad sobre ello y difícilmente sabremos el destino real de estas armas nucleares tácticas.

Quizás la situación sea más grave de lo que parece…

Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top