Menu
 

El autor del ataque llamó momentos antes del tiroteo al 911 para jurar obediencia al líder del Estado Islámico y la organización terrorista ha reivindicado la autoría del atentado.



Omar Mateen, el presunto autor de la matanza de medio centenar de personas en una discoteca en Orlando (Florida, EE.UU.), llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI), según informa el canal NBC News. De acuerdo con ese medio, las autoridades tienen registrada una llamada de Mateen al 911 en la que declaró su fidelidad a los líderes del grupo terrorista. 

El Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado a través de la agencia de noticias Amaq, considerada afín al grupo yihadista. Sin embargo, fuentes oficiales del Gobierno de EEUU -citadas por Reuters en su cuenta de Twitter-, aseguran que "no hay evidencia de un vínculo directo del Estado Islámico con el tiroteo de Orlando".



Hasta el momento, la Policía estadounidense ha confirmado al menos 50 muertos y 53 heridos -varios en estado crítico- en el tiroteo perpetrado esta madrugada por este hombre armado en el club nocturno Pulse, de Orlando (Florida). Se trata de la mayor matanza por arma de fuego en la historia reciente del país. El autor ha sido identificado como Omar Mir Sediq Mateen, de 29 años de edad, de la localidad de Port St. Lucie (también Florida). Estas mismas fuentes han precisado que Mateen, de ascendencia afgana, mantenía lazos con radicales islámicos pero carecía de antecedentes delictivos.

El incidente comenzó en torno a las 2.00 de la madrugada -las 8.00, hora peninsular española-, cuando el individuo cruzó varios disparos con la Policía antes de atrincherarse en el local, un conocido club de ambiente gay, donde se encontraban al menos un centenar de asistentes que tomó como rehenes. Múltiples unidades de Emergencias y Policía -entre ellas unidades de artificieros y equipos especiales- llegaron al lugar conforme la Policía pudo confirmar que el individuo también transportaba lo que ha sido descrito como "un artefacto sospechoso". Pasados unos minutos y tras los esfuerzos infructuosos de un negociador, la Policía decidió entrar en el local y mataron al asaltante.


Al poco de terminar el incidente, la Policía realizó una "detonación controlada" del artefacto que portaba el sospechoso, sin dar más detalles.

El FBI, por su parte, ha confirmado que está investigando la situación como si de un "caso de terrorismo" se tratara. Tras el tiroteo final, en el que intervinieron las unidades de acción rápida SWAT y un vehículo acorazado, la Policía consiguió rescatar con vida a 30 personas del local, que han recibido inmediatamente atención médica in situ. Se desconoce el estado exacto de los heridos, de diversa consideración. Al poco de terminar el incidente, la Policía realizó una "detonación controlada" del artefacto que portaba el sospechoso, sin dar más detalles.

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha calificado el ataque como "acto de terrorismo y odio". "Hoy marca el tiroteo más letal en la historia de América (EEUU)", ha asegurado un Obama visiblemente afectado, en una declaración hecha desde la Casa Blanca. "Es un ataque contra todos nosotros y contra los valores de igualdad y tolerancia (...). Ante el odio y la violencia nos vamos a amar unos a otros y permaneceremos unidos para defender al país", ha apuntado.


No era una "persona estable"


El padre del autor de la matanza niega los motivos religiosos en el suceso y apunta a la homofobia. "Esto no tiene nada que ver con la religión", ha dicho el padre en declaraciones a NBC News, en las que indica que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose. "Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país", ha asegurado.

Por el contrario, la exmujer del supuesto autor de la matanza ha declarado que no era una "persona estable" y que la maltrataba. "Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la colada no estaba acabada o cosas así", ha relatado al diario The Washington Post. Conoció al sospechoso hace ocho años en internet y decidió mudarse a Florida para casarse con él en marzo de 2009.


Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top