Menu
 

Ha sido el mayor estudio de la historia relacionado con la consciencia en el momento de fallecer. El estudio fue realizado en Reino Unido, EE.UU. y Austria, concluyendo con el hallazgo de que la consciencia podría continuar después de que se detiene el corazón y el cerebro deja de funcionar.



La investigación, liderada por el científico Sam Parnia de la Universidad de Southampton (Reino Unido), ha durado cuatro años y se estudiaron más de 2.000 casos de infarto cardíaco en 15 hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria. De los sobrevivientes, el 39% experimentó algún estado de conciencia. De ellos, casi la mitad dijo haber tenido recuerdos, mientras que un 9% declaró haber vivido lo que se conoce como "experiencia cercana a la muerte" (ECM).

Por primera vez, se verificó científicamente un caso que podría revolucionar el enfoque en la investigación del fenómeno. Un paciente dijo haber visto, desde la esquina de la sala de operaciones, los intentos de los médicos por reanimarlo. El relato es consistente con lo que ocurrió en la realidad, pero eso no es lo más sorprendente. "Estuvo consciente -cuenta Parnia- durante un período de tres minutos durante los cuales no había pulso. Esto es paradójico, ya que típicamente el cerebro deja de funcionar entre 20 y 30 segundos después de que se detiene el corazón, y no vuelve a retomar la actividad hasta que el corazón reinicia sus latidos." Se pudo determinar que el paciente tenía consciencia en este período crítico porque manifestó haber escuchado dos pitidos de una máquina que emite sonidos cada tres minutos (un aparato que el equipo de investigación utiliza para saber cuánto dura la experiencia de los pacientes).


Testimonios 

El sitio de Internet que compila la mayor base de datos del mundo de ECM, nderf.org, es dirigido por un oncólogo estadounidense, Jeffrey Long, y compila casi 4.000 casos. Consultado sobre su postura sobre el fenómeno, Long afirma de manera tajante que "no hay una explicación posible de las ECM por parte de la neurología o la psiquiatría".


La historia más impactante que conoció Jeffrey Long es la de una mujer estadounidense, Vicki Umipeg, que nació ciega y tuvo una ECM con visión, durante la cual se vio a sí misma y al entorno hospitalario en que se encontraba, como consecuencia de un accidente de tráfico. "Esto es inexplicable desde la medicina -afirma Long-. Para mí, las ECM son prueba concluyente de que la consciencia puede existir fuera del cuerpo físico". 

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top