Menu
 



El sábado pasado, varios oficiales de policía y bomberos de la ciudad de Spanish Fork, en Utah, EE.UU., respondieron a una llamada que advertía de un vehículo abandonado a orillas de un río. Al llegar al lugar, vieron el vehículo y pensaron que estaba vacío, hasta que oyeron desde el interior un grito que clamaba ayuda.


El automóvil, que se había accidentado la noche del viernes, se encontraba volcado sobre su techo en un lugar poco visible, por lo que los rescatistas decidieron meterse en las heladas aguas y voltearlo. Al hacerlo descubrieron que la conductora, una madre de 25 años, había fallecido. Sin embargo, su bebé milagrosamente había sobrevivido al siniestro y se encontraba herida. Apresurados, lograron sacar a la delicada criatura y salvarle la vida… Pero, ¿de dónde vino la voz de socorro?

El reporte de la policía dice que la niña estaba de cabeza, y permaneció atada a su asiento de bebé unas 14 horas. Su madre, Lynn Jennifer Groesbeck, había fallecido en el acto.



«Todos coincidimos en ello, los cuatro podemos jurar que oímos a un adulto dentro del coche gritando ‘¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme!’», declaró el oficial Jared Warner el domingo pasado ante la agencia local de noticias KSL. «No estamos seguros de donde provino la voz».

«Los únicos que estaban allí [interior del coche] eran la madre fallecida y su bebé», agregó su compañero el oficial Bryan Dewitt.

Gracias a la rápida acción de los bomberos de Spanish Fork, la pequeña Lily de 18 meses de edad fue rescatada y llevada al hospital Primary Children’s, donde su condición evolucionó a estable rápidamente.

Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top