Menu
 

El primer ministro británico sostendrá esta amenazante perspectiva en un discurso anunciado para este lunes, en el marco de la propaganda a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, que, de hecho, se decidirá en el referendo previsto para el 23 de junio.


Cameron se referirá al papel del Reino Unido en las dos guerras mundiales (1914-1918 y 1939-1945), argumentando que la cooperación internacional es vital para poner fin a conflictos dilatados, según han hecho conocer distintos medios de comunicación británicos.

El jefe del Ejecutivo británico también llamará la atención sobre los costes que supondría para su país “dar la espalda” a la UE.

“Siempre que damos la espalda a Europa, tarde o temprano acabamos lamentándolo. Siempre hemos tenido que volver a entrar, y siempre a un coste mucho mayor”, dirá David Cameron.

Según la disyuntiva que plantea la campaña contra el brexit de Cameron, “o influenciamos nosotros (el Reino Unido) a Europa, o es ella quien nos influencia. Pero no finjamos que si las cosas salen mal en Europa, podemos permanecer inmunes a las consecuencias”, defenderá el dirigente conservador.

El premier británico se referirá a lo que podría ser el futuro de la UE en ausencia de un liderazgo británico. “¿Podemos estar seguros más allá de toda sombra de duda, de que la paz y la estabilidad están garantizadas en nuestro continente?”, preguntará.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha mantenido posturas coincidentes con las de Cameron, alertando de las “consecuencias impredecibles” para la UE en caso de la salida británica.

El brexit tendría “con seguridad consecuencias impredecibles para la cooperación europea, sobre las cuales no deseo en absoluto hacer conjeturas porque estoy seguro de que los británicos tomarán la decisión razonable”, ha dicho Juncker en una entrevista con el grupo de prensa Funke Mediengruppe, que se publicará también este lunes.

Por su parte, el secretario del Tesoro británico, George Osborne, aseguró ayer domingo que el abandono de la UE sería “catastrófico” para el empleo en el Reino Unido.

El Reino Unido se unió a la Comunidad Económica Europea (CEE), antecedente de la UE, en 1973. Dos años más tarde, esa entrada en el bloque europeo fue respaldada por el 67 % de los participantes en un referendo sobre la cuestión.

Los efectos del posible brexit sobre la seguridad, el empleo, los salarios y el comercio son los principales campos de batalla dialéctica entre las campañas propermanencia y prosalida.

En la campaña ha intervenido incluso el presidente estadounidense, Barack Obama, reclamando que el Reino Unido se quede en la UE con el argumento de que el brexit enviaría a Londres “al final de la cola” en materia de acuerdos comerciales con Washington.


Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top