Menu
 

España volverá a sufrir un fortísimo recorte. Ya lo avisa el Fondo Monetario Internacional: “Debe bajar salarios y pensiones”. A finales de este año y durante 2017 y 2018, va a producirse una escalofriante hecatombe económica en España.



Relata el Génesis que Matusalén, abuelo de Noé el del Arca de la Alianza (otra distinta a la de Zapatero), vivió 969 años. Y yo, que fui de los que estudió Historia Sagrada sin ser ningún meapilas, recordé que, aunque ese ancianito casi llega a los diez siglos, no fue el único gran vejestorio. Su vida se desarrolló en un entorno de hombres tan longevos que hubieran conseguido, de estar por aquí, dejar a Christine Lagarde con la cabeza girando como un trompo o como la testa diabólica de la niña del exorcista. De Noé mismo, se cuenta que llegó a las 950 primaveras y Adán, a pesar de mordisquear la manzana que le regaló Eva – eso de llevar una costilla robada une mucho – y que a su chica le pasó una serpiente que ni era boa ni pitón sino Lucifer, disfrutó de 930 años de existencia. Ya en aquellos tiempos todo se desarrollaba con bastante similitud a los que vivimos hoy. A lo bestia. Tanto es así, que el primer asesinato, un fratricidio concretamente, lo comete Caín, quien liquida a su hermano Abel de fuerte rebencazo con la quijada de un asno, pollino o borrico. Lo mismo que hizo posteriormente Al Capone en una reunión de capos de la mafia con un jefe de familia que lo traía negro. Pese a que Al había encargado a uno de sus gansters una quijada similar a la de Caín, aquel no la encontró en todo Chicago. De modo que usó un bate de baseball, palito que tiene gran predicamento entre los skin heads y las bandas nazis que van al fútbol.


La sala de los 'carracos' 




Al parecer, antes del Diluvio Universal, la gente vivía siglos como si cualquier cosa, lo que me hace presumir que el sistema de pensiones funcionaba perfectamente. Cuenta el escritor, abogado, periodista y muchas cosas más José María Iribarren, en su libro El porqué de los dichos, que el pintor Acisclo Antonio Palomino le comentó en una ocasión que en el Hospital General de Madrid existió en el siglo XVIII una sala de carracos, sala que estaba dedicada a aquellos que cumplían y cumplían años y no se morían ni de coña. No era un geriátrico ni un espacio para enfermos terminales sino para vividores. El vocablo carraco viene o va de Carracuca, personaje que no se sabe si fue un cántabro o sólo existió en el imaginario popular, prolongándose su nombre hasta hoy. Carracuca es un comodín en esto del habla. Mientras que se suele escuchar habitualmente más viejo que Matusalén, en el caso del carraco Carracuca, las expresiones son mucho más variadas, aparte de las referidas a la vejez: “Eres más feo que Carracuca”, “paso más hambre que Carracuca”, “era más tonto que Carracuca” … La cuestión es que, aunque la población va viviendo cada vez más, a menos que se desate otro diluvio tras la dimisión del ministro en funciones José Manuel Soria, diluvio que cambiaría el paradigma, no parece que el hombre vaya acarracuquearse o matusalenarse a corto plazo.


La palabra clave es recortes



A la vejez, viruelas y cuatro duros parece ser la divisa del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones del globo que ven que el sistema nos lleva a toda velocidad hacia una coyuntura insostenible y muy compleja: cada vez trabajan menos personas – con la robótica aumentará también el desempleo – y cada vez viven más. Por lo tanto, es obvio inferir que son menos los que deben asegurar la ancianidad de más. Y el asunto va avanzando exponencialmente en un mundo convulso y compulsivo, aquejado de miles de problemas. Económicos, políticos, sociales, ecológicos … y dentro de cada una de esas áreas, sacudido por una lacra fundamentada en la ausencia de ética y moralidad: la corrupción generalizada. El que no ve, no ve y, a menos que escuche de repente la frase “Lázaro (el nombre puede sustituirse por otro cualquiera) levántate y anda”, acontecer que me permito dudar, intentar convencerlo de que la cosa se va a poner muchísimo más cruda de lo que está ahora – estamos en abril 2016 siglo XXI – es darse con la cabeza contra la pared. No sirve de nada.

Por una razón u otra, hay quienes todavía no han entendido ni a Heráclito, alias El Oscuro de Éfeso (siglo V antes de Cristo) ni a Antonio Machado. Todo pasa y todo queda … pero lo nuestro es pasar. En definitiva, que creen como abducidos por una estupidez ignota, que volverán las golondrinas de Bécquer en sus balcones los nidos a colgar y, asimismo, esperan la tópica recuperación para alcanzar ese Estado del Bienestar que, ni llegó ni, a mi juicio, cualquiera con sentido común espera que llegue para consolidarse.


Llanto por 2017 Y 2018



Cualquier analista serio que no perciba sobre alguno de ningún poder, conoce que, si no nos absorbe un agujero negro, a finales de este año y durante 2017 y 2018, va a producirse una hecatombe económica en España de nivel escalofriante: no se están cumpliendo los objetivos del déficit y la estructuración del Estado en autonomías despilfarradoras es un sumidero más profundo que Las Marianas, que no es un paraíso fiscal sino una sima o fosa con su abismo de Challenger, el agujero más profundo en la corteza terrestre, situado en la parte noroccidental del océano Pacífico. Ya se ha convertido en mantra la frase de la directora del FMI que dice: “España debe bajar salarios y pensiones” y, en estos últimos días, ha venido a sumarse a esos avisos a navegante, estratégicamente dosificados, una nueva advertencia que claramente establece que España deberá asumir nuevos recortes. Ni regeneración, ni recuperación, ni cambio. La palabra clave para los próximos años será recortes. Gobierne quien gobierne en nuestro país. Todo, condicionado claro está, a que el sur de Europa finalmente explosione y, con una no descartable retirada de los británicos, la Unión Europea pase a ser algo que pudo ser y no fue.


El que la hace, la paga



El Gobierno de Mariano Rajoy ha sido incapaz de hacer otra cosa que exprimir como limones a los ciudadanos, mientras la prensa de todo el mundo ha recogido la caída de la credibilidad de España, la impunidad del crimen y la corrupción generalizada en la clase sin clase política y en empresas del sector público. Mariano no ha presentado una buena tarjeta después de recorrer todos los hoyos. Al contrario, ahora el greentiene más agujeros. Es tan grave el problema, que nuestro país tiene un tratamiento especial y diferenciado dentro de los consejos de Lagarde y sus secuaces: mientras, según dicen ellos, España debe pagar el exceso de déficit del 2015 con un fortísimo ajuste fiscal, a los otros países se les recomienda usar la fiscalidad en un sentido mucho más positivo para la población: favorecer el crecimiento y, en consecuencia, la creación de empleo, aspecto este último totalmente descartable en la piel de Osborne.


Preocupación en EEUU

La situación de práctica quiebra de nuestro país – sólo puede caminar endeudándose más (recibe dinero que tendrá que devolver a un interés del 8%) – ya no es sólo una preocupación de la UE. No. Para los Estados Unidos, España se ha convertido en un forúnculo que crece y crece. Si temen un Gobierno de izquierda podemizada que pudiera poner en peligro su geoestrategia, también muestran su descontento porque en 2015 se haya invertido una línea de reducción del déficit – fundamentada, eso sí, en el empobrecimiento de la sociedad civil y no en el recorte del boato – que venía funcionando desde 2011, aunque el PIB no creciera como para modificar unos niveles de paro tan tristes como alarmantes. Aún así, el FMI ha decidido aplazar un informe definitivo sobre nuestro país hasta que haya nuevo Gobierno.

No hay que ser un lince para conocer cómo será ese discurso en función de los partidos que controlen el Estado. Si alguien pretende cambiar el statu quo, nos veremos abocados a un situación a la griega y, si no, estaremos ante lo que se anunciará como un recrudecimiento de la crisis cuando no es más que otra señal del desastre estructural en que nos movemos. El nivel de deuda de las economías avanzadas – no entiendo cómo se puede llamar así a la nuestra con los índices de desempleo, emigración y pobreza que tenemos – es el más alto desde la Segunda Guerra Mundial: un promedio del 100% de su PIB.


La quiebra de la seguridad social parece segura 

No sé qué dirían Matusalén o su padre Enoc, quien vivió 365 años, sobre el tema de las pensiones, pero tampoco es para risa lo que nos espera si alguien no logra la cuadratura del círculo. He intentado ponerme en contacto con ellos, pero no lo he conseguido. Sin embargo, lo he logrado con el economista Roberto Centeno. Y, después de destacar que la hucha de las pensiones se ha esquilmado para financiar la deuda, concluye que “nos dirigimos hacia una depresión gigantesca, con cotas de desempleo superiores al 25%, a una crisis financiera brutal y a la suspensión de pagos como país”. Ya en 2007, el analista D. Soriano advertía: “Con reforma o sin ella, la Seguridad Social quebrará, como muy tarde, en 2042. La gente cada vez vive más y no será posible pagarles a todos una prestación digna. Es más, en 2040 comenzarán a trabajar los niños que nazcan en esta década y ya sabemos que no están siendo muchos. Por eso, aquellos que se jubilen a partir de 2030 harían bien en buscarse otra fuente de ingresos: nadie les puede asegurar que cobrarán una renta del Estado. Ya sabemos que en 2050 habrá casi un pensionista por trabajador y eso no se puede pagar con cotizaciones sociales o impuestos. Actuar como si hubiera una posible solución mágica sólo hará las cosas más difíciles”.

Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top