Menu
 

Análisis químicos realizados sobre cenizas de esférulas cósmicas revelan que estos micrometeoritos atravesaron una capa atmosférica superior, rica en oxígeno, hace 2.700 millones de años. El dato rompe con la idea, comunmente admitida en círculos académicos, de que los niveles de oxígeno de nuestro planeta eran extremadamente bajos. Hasta ahora se suponía que la atmósfera primitiva de la Tierra contenía menos del 0,001 % de oxígeno que la actual, aunque los estudios se referían hasta ahora solo a la capa inferior.




Ahora, sin embargo, un equipo de investigadores liderados desde la Universidad Monash en Australia ha analizado diminutos fragmentos de meteorito, de 8,6 a 50 micras de diámetro  encontrados en un antiguo lago de su país, para aportar pruebas de lo que ocurría en la capa superior de la atmósfera primitiva.

Los resultados, que publica la revista Nature, revelan que la composición química de estos micrometeoritos “indica que pueden haber sido oxidados en una atmósfera superior rica en oxígeno durante la era Arcaica”.

El estudio señala que las partículas de hierro meteorítico se oxidaron al entrar en la atmósfera de la Tierra para transformarse en los minerales de óxido de hierro detectados en el presente.

Los investigadores extrajeron y analizaron 60 micrometeoritos fósiles –los más antiguos recuperados hasta ahora– de rocas sedimentarias calizas en la región australiana de Pilbara. Se trata de esférulas cósmicas, con una antigüedad de unos 2.700 millones de años, cuyo material se fundió por completo durante la entrada en la atmósfera terrestre a entre 75 y 90 kilómetros de altura.

En un estudio paralelo, publicado también en Nature por investigadores de la NASA y la Universidad de Washington (EE UU), se valora el descubrimiento de estas cenizas de meteoritos,  “ya que implican que la atmósfera superior era rica en oxígeno en un periodo en el que todas las demás pruebas indicaban que no tenía”. 
Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top