Menu
 

Hace tan solo unos años parecía una auténtica locura anunciar que pronto viajar en el tiempo se podría hacer realidad. 





Las ondas gravitacionales pueden haber sido detectadas por primera vez en la historia. Su existencia había sido predicha por la teoría general de la relatividad de Albert Einstein hace exactamente un siglo.

El responsable es el experimento LIGO (Observatorio de Interferometría láser de ondas gravitacionales), que está destinado a detectar la ondulación que comprime y estira el espacio-tiempo, la cual viene generada por eventos tan extremos como explosiones de estrellas o choques de agujeros negros.

Las especulaciones que vienen circulando desde el pasado enero fueron avivadas la semana pasada debido a un correo electrónico enviado por Cliff Burgess, un físico de la Universidad de McMaster y el Instituto Perimeter de Física Teorética (ambos ubicados en Canadá), a sus compañeros y filtrado a Twitter.

En el documento el investigador escribe que los rumores sobre el descubrimiento de ondas gravitacionales "parecen reales" y serán esclarecidos en un comunicado que saldrá a la luz en la revista 'Nature' el próximo 11 de febrero.

Burgess argumenta que dos detectores han registrado una ondulación proveniente de la colisión de dos agujeros negros, de 36 y 29 masas solares respectivamente, con el correcto restraso temporal entre ellas.  

La relevancia estadística de la señal, a su juicio, es muy alta, al situarse por encima de cinco sigma, el estándar que los científicos usan para distinguir una prueba lo suficientemente fuerte para reclamar un descubrimiento.

"Si resulta ser verdad, la posibilidad de que gane el premio Nobel en Física este año es del 90%", comentó Burgess a Science.


RT

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top