Menu
 

El Lactante sobrevivió 23 horas en un una cámara refrigeradora a -12ºC para personas fallecidas.





Un bebé con menos de un mes de vida fue declarado muerto, pero se despertó minutos antes de ser incinerado. El niño, nacido en China el 8 de enero, vino al mundo con dos meses de adelanto, y pasó 23 días en una incubadora en el Hospital Popular Pan'an, en la provincia china de Zhejiang. 

A pesar de las recomendaciones de los médicos sobre que el niño debía quedarse en una incubadora durante un mes, sus padres lo llevaron a casa para la llegada del Año Nuevo chino.

Después de dos días en casa el bebé se enfermó, y fue llevado de nuevo al hospital para recibir atención de emergencia. Los médicos lo declararon muerto el 4 de febrero, y luego pasó 23 horas en una cámara refrigeradora para personas fallecidas a la temperatura de -12ºC.

Al día siguiente, cuando se sacó de la nevera por un empleado del servicio fúnebre para ser incinerado, el bebé comenzó a llorar.

El trabajador canceló la cremación e inmediatamente contactaron con el padre. El Dr. Chen, que al parecer certificó la muerte del bebé, expresó su desconcierto.

"Realmente no puedo entender cómo sucedió este milagro", declaró.

El director del hospital dijo que el personal debería haber confirmado la muerte del bebé por segunda vez antes de emitir un certificado de defunción. 

El Dr. Chen dijo que a pesar de que al bebé se le está prestando atención de cuidados intensivos, las posibilidades de supervivencia son bajas.




Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top