Menu
 

Monsanto al día de hoy genera $16 mil millones de dólares al año, por lo que si algo interrumpe ese flujo de ingresos sería terrible para ellos, porque ese dinero entrega recursos y habilidades para suprimir la información que todos necesitan y que dice todo el daño que provocan al medio ambiente.






En el año 2006 se le concedió una patente a un hombre llamado Paul Stamets, el micólogo más importante del mundo, pero a pesar de tener ese título su patente no ha tenido la repercusión que merece, esto porque para los ejecutivos de la industria de los plaguicidas significa “la tecnología más disruptiva de la que hemos sido testigos”, lo que significa que perjudica a su propia industria química. 

El micólogo descubrió la manera de utilizar las propias creaciones de la madre naturaleza para mantener los insectos que destruyen los cultivos, a esto se le llama pesticidas SMART, los cuales proporcionan una solución segura y casi permanente para el control de más de 200 mil especies de insectos, todo gracias a la “magia” de las setas.

Stamets lo hace tomando hongos entomopatógenos (hongos que destruye los insectos)  para transformarlos en algo que no produzca esporas, al mismo tiempo atrae realmente a los insectos que se comen y convierten en hongos de adentro hacia afuera, la patente de este micólogo tiene el potencial de revolucionar la forma en la que se mantienen los cultivos, esto si se permite llegar a la exposición masiva. 

El tolerar el uso de pesticidas en la agricultura moderna es negar la evidencia que muestra sus efectos perjudiciales contra el medio ambiente, por eso señalan que los brebajes químicos de Monsanto que se rocían en todos los campos por los agricultores de todo el mundo son responsables de la muerte a gran escala de las abejas, entonces mientras muchos países están prohibiendo a Monsanto, aún se utiliza en las naciones que tiene que considerar sus peligros.



Fuente

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top