Menu
 

La publicación de un archivo secreto de la francmasonería británica – que contiene dos millones de nombres de los miembros de 1733 a 1923 – revela la magnitud de la participación masónica a través de las más altas esferas de la sociedad británica. Los expertos creen que podría dar lugar a un nuevo examen de casi 200 años de historia británica, dejando al descubierto la magnitud de la influencia masónica en todos los niveles de la sociedad británica, cuando el Reino Unido fue uno de los países más poderosos del mundo. El archivo contiene los nombres de tres reyes, hombres de Estado, jueces, altos mandos militares y obispos.






Aunque se conocen las conexiones masónicas de figuras como Sir Winston Churchill, Oscar Wilde, Lord Kitchener, Rudyard Kipling yEduardo VIII, estos registros ofrecen la primera visión completa del alcance de la masonería en el apogeo del Imperio Británico. Se han revelado los estrechos vínculos entre las figuras del establishment británico que participaban en la investigación sobre el hundimiento del Titanic, según informa el Daily Telegraph.

La investigación sobre la tragedia de 1912 que le costó la vida a 1.500 personas exoneró a la mayor parte de los implicados, incluidos los propietarios de la línea White Star del navío, así como su capitán. Los Francmasones dominaron la investigación sobre el hundimiento del Titanic, y pudieron permitir que figuras conocidas del establishment británico escapasen de la culpabilidad.

Una investigación del Senado estadounidense señaló como culpable a la Junta Británica de Comercio, ya que el pequeño número de botes salvavidas en el barco fue una grave imprudencia. Sin embargo, la investigación del Reino Unido, supervisada por Lord Mersey, exoneró a la Junta de Comercio.

Pero el mismo Lord Mersey era masón, como lo demuestran los registros recién publicados. Fue iniciado en 1881 en el Northern Bar Lodge (Logia del Norte) de Londres. Curiosamente, también fue presidente de la Junta de Comercio con Sydney Buxton, iniciado en 1888, cuando era miembro del Parlamento.

Los nombres de al menos dos de los cinco evaluadores expertos de la investigación – John Harvard Biles, especialista en arquitectura naval, y Edward Chaston, el asesor ingeniero superior – también se pueden encontrar en el archivo masónico.

También aparece en la lista Lord Pirrie, quien no sólo era presidente de los astilleros Harland and Wolff en Belfast, donde se construyó el Titanic, sino también fue uno de los directores de la empresa asociada de la White Star.

El experto en el caso del Titanic, Nic Compton, declaró: ‘La investigación del Titanic en Gran Bretaña fue tildada de “encubrimiento”, ya que exculpó a la mayoría de los involucrados. Sólo tres pasajeros fueron entrevistados, y eran todos de primera clase”.

El archivo incluso sugiere que Jack el Destripador pudo haber sido masón, y su identidad fue protegida por sus compañeros masones.





Un nuevo libro de Bruce Robinson, director y guionista de la película de culto Withnail and I, afirma que el famoso asesino era un hombre llamado Michael Maybrick y que todos los asesinatos llevaban el sello del ritual masónico, citando como ejemplo el símbolo de un par de compases tallados en la cara de una de las víctimas del Jack el Destripador.





Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top