Menu
 

Fuerzas populares iraquíes han advertido este miércoles que podrían recurrir al uso de la fuerza contra la incursión de Turquía en caso de que esta no retire sus tropas del territorio iraquí.





“Tenemos derecho a responder y no excluir ninguna tropa de la respuesta hasta que los turcos hayan aprendido la lección (…) ¿Sueñan con recuperar la grandeza otomana? Esta es una gran desilusión y pagarán cara su arrogancia”, ha afirmado Karim al-Nuri, portavoz de la organización Badr y alto comandante de los combatientes populares de Irak conocidos como Al-Hashd Al-Shabi.

Tenemos derecho a responder y no excluir ninguna tropa de la respuesta hasta que los turcos hayan aprendido la lección (…) ¿Sueñan con recuperar la grandeza otomana? Esta es una gran desilusión y pagarán cara su arrogancia”, dice Karim al-Nuri, portavoz de la organización Badr de Irak. 

Al-Nuri, de hecho, se ha referido al reciente despliegue de cientos de soldados turcos en la localidad de Bashiqa, cerca de Mosul, capital de la provincia norteña de Nínive —que está bajo el control del Estado Islámico desde junio de 2014—, como pretexto para entrenar a las fuerzas kurdas.

En este sentido, el alto comandante de las fuerzas voluntarias iraquíes ha sostenido que no hay diferencia alguna entre la incursión turca y la presencia de terroristas de Daesh en territorio iraquí, por lo que ha asegurado que se barajan “todas las opciones”.

La opción militar es aún probable y podríamos alcanzar una fase, en los próximos días, en la que empecemos a llevar a cabo operaciones contra los turcos, contra sus soldados o contra los intereses turcos en Irak”, ha subrayado Yafar al-Husaini, portavoz de las brigadas de Hezbolá de Irak


Karim al-Nuri, portavoz de la organización Badr y alto comandante de los combatientes populares de Irak conocidos como Al-Hashd Al-Shabi

Por otra parte y en la misma jornada, el Parlamento del país árabe ha aprobado, de forma unánime, una moción que condena la intervención turca, lo que supone un apoyo al Gobierno para que adopte cualquier medida que crea oportuna.

Así que cuando estas amenazas aumentaron, enviamos más tropas para proteger el campamento (en Bashiqa), no como un acto de agresión, sino como un acto de solidaridad”, ha alegado el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

A su vez, Yafar al-Husaini, portavoz de las brigadas del Movimiento de Resistencia Islámica (Hezbolá) de Irak, ha subrayado que considerando que el ultimátum de 48 horas establecido por el Gobierno para la salida de tropas turcas de Irak ha expirado, el recurrir a la opción militar gana cada vez mayor fuerza.

“La opción militar es aun probable y podríamos alcanzar una fase, en los próximos días, en la que empecemos a llevar a cabo operaciones contra los turcos, contra sus soldados o contra los intereses turcos en Irak”, ha añadido.



Ankara justifica como… ¡solidaridad! el despliegue de sus tropas en Irak  

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, por su parte, ha explicado este miércoles que el envío de soldados turcos a Irak supone un “acto de solidaridad” ante el incremento de la amenaza que supone el EIIL para los militares turcos que entrenan a fuerzas kurdo-iraquíes.   

“Así que cuando estas amenazas aumentaron, enviamos más tropas para proteger el campamento (en Bashiqa), no como un acto de agresión, sino como un acto de solidaridad”, ha agregado.


El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.


Las declaraciones justificativas del titular turco se producen mientras el Gobierno de Irak condena y califica dicha medida turca de violación de “las normas y el derecho internacional”. Además el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, pidió el martes a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ordenar a Turquía que retire sus tropas del territorio iraquí.

En una conversación telefónica mantenida este mismo miércoles entre Al-Abadi y el presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, los dos han calificado de inadmisible la presencia militar turca en la localidad de Bashiqa.


Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top