Menu
 

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, está empujando el mundo al borde de un conflicto global con acciones como el derribo del bombardero estratégico ruso Su-24 en la provincia siria de Latakia, ha declarado el ex primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.





"Erdogan afirma que el avión ruso entró en el espacio aéreo de Turquía durante unos segundos, olvidando que sus propios aviones violan el espacio aéreo iraquí y sirio todos los días", dijo Maliki en un comunicado citado por AFP.

Los aviones de combate turcos en los últimos meses han llevado a cabo una serie de ataques mortales contra los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en sus bases en el norte de Irak. "El doble rasero de Erdogan y sus políticas agresivas amenazan con una nueva guerra mundial", aseveró el político retirado.

Las autoridades de Bagdad han acusado a Ankara de jugar un papel clave en el ascenso del grupo Estado Islámico, que se ha apoderado de regiones enteras de Siria e Irak en los últimos dos años. Al Maliki y sus aliados, como las milicias chiíes respaldadas por Teherán, consideran a Moscú como su aliado principal en la lucha contra los yihadistas.  

El político dejó su cargo al frente del Gobierno de Irak en septiembre del 2014 bajo la fuerte presión de EE.UU, semanas después de que este país empezara a bombardear las posiciones del EI en Irak.

El 24 de noviembre el Ministerio de Defensa de Rusia confirmó los informes de que un bombardero táctico Su-24 perteneciente a la Fuerza Aérea rusa se había estrellado en Siria, cerca de la frontera con Turquía. Según el ministerio, el avión siniestrado volaba exclusivamente sobre el territorio de Siria y no violó la frontera con Turquía, una versión que confirma remitiéndose a los datos de medios objetivos de control. RT
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top