Menu
 

Cristina Cubero, periodista del diario deportivo español "Mundo Deportivo", estremeció a la audiencia y a sus compañeros de tertulia en "El Chiringuito de Jugones", un programa de televisión deportivo emitido en España. Cuando relató lo vivido como enviada especial a la Copa de Confederaciones de 1997 que se celebró en Arabia Saudí.





El programa deportivo nocturno que emite el canal español "Mega" estaba tratando la seguridad del partido de fútbol Real Madrid - Barcelona al hilo de los brutales atentados yihadistas de París, y Cubero expresó sus sentimientos después de una traumática experiencia como enviada especial del periódico catalán.

Estas son sus confesiones más espeluznantes y sorprendentes:

Cristina Cubero


"Yo más que miedo, siento rabia. Pero no hoy, sino desde hace 20 años, cuando fui a Riad (Arabia Saudí), donde fui la primera mujer en entrar en un campo de fútbol, pasé cuatro semanas allí, y el escolta que pusieron a mi servicio me dijo que yo era menos que un perro porque era una mujer occidental".

"Yo allí sentí lo que sienten por nosotros los integristas. No los musulmanes, no confundamos el islam con los integristas. Recuerdo un día que Abdula me dijo: ‘Te quieren comprar’. Yo dije: ‘Es que yo no estoy en venta’. Me respondió: ‘Sí, todos los occidentales estáis en venta, todos tenéis un precio. Te quiere comprar un príncipe y tú pasarás a ser esclava de las mujeres árabes’. Yo estaba al lado de Ronaldo, el Fenómeno, y le dije: ‘Oye, ¿y mi precio en el mercado?’. Me dijo: ‘Tú poco. ¿No lo entiendes? Eres menos que un perro. Tu muerte nadie la lloraría. Además estás usada y eres vieja(tenía 26 años)".


"Bajaba a desayunar al hotel, y venían tres o cuatro filipinos allí para poner un biombo porque mi presencia era ofensiva"

Así de libres pueden ir las mujeres por el país 


"Yo pedí ir a la plaza Dira, que es donde lapidan a una mujer simplemente porque su marido dice que le ha sido infiel. La matan a pedradas. Como se armó mucho revuelo porque me convertí en noticia, dijeron que durante las tres semanas que estaría yo allí dejarían de lapidar a mujeres para que yo no pudiera contarlo".

"Cada noche lloraba de miedo en la habitación. Y eso que tuve la inmensa suerte de que estaba con la selección brasileña. Lo primero fue llegar a un hotel internacional y al hacer el cheking me preguntaron: ‘¿Dónde está su marido?’ ‘En Barcelona’. ‘¿Y su padre?’ ‘En Barcelona’. ‘¿Y qué hace usted aquí sola, cómo se atreve a viajar?’ ‘Yo vengo a trabajar’. Durante cuatro horas nadie se dirigió a mí. Al final fui a buscar a Zagallo, que era el seleccionador de Brasil y se lo conté. Estuvieron como dos horas más discutiendo y al final permitieron que hiciera el cheking y me dieron una caja. Pensé que era para pedirme perdón por la espera. En la caja había una abaaya, el traje negro que usan las mujeres y que tenía que ponerme yo antes de salir de la habitación. Y me dijeron: ‘Cómprese un velo porque si no no puede salir a la calle’. Yo bajaba a desayunar al hotel, hotel internacional, y venían tres o cuatro señores filipinos que trabajaban en el hotel para poner un biombo porque mi presencia era ofensiva. Yo hacía striptease porque enseñaba la cara".




"Los yihadistas nos odian por no ser como ellos, y no tienen respeto a su vida tampoco"

Familia "real" de cerdos saudíes (amos y dictadores del país a su antojo)


"En el estadio, imaginaros lo que es un estadio de 70.000 personas, estaba en la tribuna y de repente la gente se gira y te empieza a gritar. Yo no sabía lo que me gritaban, pero menos bonita todo. Y salir del hotel y que te venga la policía religiosa con las ametralladoras en la mano, se pongan a un palmo de tu cara y pienses: ‘No vuelvo viva. Es que me matan aquí porque soy menos que un perro’. Me lo repetían continuamente".

"Tenía la suerte de que el entonces rey Fahd permitía mi presencia. Llevaba una acreditación que explicaba que el rey Fahd había autorizado mi presencia. Yo nunca he confundido a los musulmanes con los integristas, pero todo lo que ha pasado después yo lo he entendido mucho mejor. Los integristas no tienen respeto a la vida de los que no son como ellos. Los yihadistas nos odian por no ser como ellos, y no tienen respeto a su vida tampoco".


Comentario: Para Occidente, estos cerdos (perdón a los cerdos por la comparativa) son "amigos y aliados".




Link
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Afortunadamente, Arabia Saudí tiene los días contados. Con el precio del barril de petróleo a menos de 45 dólares está previsto que entre en bancarrota hacia finales de 2016.

    Es como un chiste, porque ellos mismos han provocado la caída del precio, en parte para joder a Rusia, y, en mayor parte, para joderle el negocio del fraking a sus "amigos" USA. Como dice un viejo proverbio: Roma no paga a traidores.

    Se les ha acabado el rollito de financiar yihadistas que van pegando garrotazos. La subnormalidad del wahabbismo es sólo comparable a un chiste de los Morancos. Todos esos yihadistas armados van pasar más hambre que un piojo en el cráneo de Ivan de la Peña. Ya verás por donde se meten la sharia.

    Debe haber sido muy duro para estos multimillonarios amantes de las decapitaciones y crucifixiones contemplar como su amante norteamericana se echaba en los brazos de su enemigo iraní.

    El día que los del Yemen los invadan y se los pasen por la piedra yo lo voy a celebrar.

    El país paria del mundo no es Corea del Norte. Es Arabia Saudí.

    ResponderEliminar
  2. son lo peor estos arabes de mierda

    ResponderEliminar

 
Top