Menu
 

Cada día cobra más fuerza la teoría de que el avión ruso que se estrelló en Egipto fue derribado por una bomba. Recientes informes de los medios rusos afirman que se produjo una "situación súbita e inesperada" en la cabina del avión, aunque los pilotos no tuvieron tiempo de emitir una llamada de auxilio. 





La tripulación contactó con el centro de control del tráfico aéreo egipcio cuatro minutos antes de que el avión desapareciese del radar. La agencia de noticias Interfax informó que no hubo existió ninguna conversación inusual entre los pilotos.

Los investigadores aún no han anunciado oficialmente el motivo del trágico suceso, aunque el atentado es en estos momentos la teoría más creíble.

Además, un satélite de infrarrojos registró un destello de calor en el avión momentos antes del impacto contra el suelo, algo que encajaría perfectamente con una explosión producida en el interior del avión. El satélite, que es estadounidense, no muestra destellos de calor en movimiento, como podría ser un misil, sino que aparece una sola ráfaga desde el interior del avión.

Directivos de la aerolínea Metrojet descartan totalmente que el suceso fuese producido por un error del piloto o un fallo técnico, recalcando que "un factor externo fue lo que hizo que el avión se estrellara en el Sinaí.

El Estado Islámico se atribuyó la autoría del atentado el mismo día de los hechos.
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top