Menu
 




Cuando empresas como Ancestry.com y 23andMe animaron a la gente a enviar su ADN para realizar su propio árbol genealógico y diagnóstico médico, los defensores de la privacidad advirtieron de que en realidad el propósito era la creación de bases de datos genéticos gigantes que algún día podrían ser usadas contra los usuarios para hacer cumplir la ley. "El ADN, después de todo, puede ser una clave para resolver crímenes. Contiene información seria sobre usted y su familia," afirmó en 2010 un defensor de la privacidad genética Jeremy Gruber, cuando estos servicios eran cada vez más populares en Estados Unidos.

Ahora, cinco años más tarde, cuando 23andMe y Ancestry.com tienen millones de usuarios, la profética advertencia de Gruber se ha hecho realidad. 


"Su ADN podría convertirle en un sospechoso"




A principios de este año, el cineasta Michael Usry se convirtió en sospechoso por un caso de asesinato sin resolver después de que policías hicieran una búsqueda genética familiar utilizando esperma recogido en 1996. 

Pero fueron más allá. También buscaron en la base de datos de Ancestry.com y consiguieron una muestra de saliva del padre de Usry que había dado años antes. Usry declaró ser inocente y la Electronic Frontier Foundation advirtió que "actualmente las amenazas son muy reales a la privacidad y las libertades civiles con la aplicación de la ley de acceso a bases de datos genéticos privados".

"En ocasiones, cuando estamos obligados por ley a hacerlo, y en este caso lo estábamos, hemos cooperado con la policía y los tribunales para proporcionar sólo la información específica solicitada pero no hacer comentarios sobre los detalles de los casos", dijo un portavoz .

El FBI mantiene en la actualidad una base de datos genéticos a nivel nacional con muestras de presos y detenidos, pero el ejemplo anterior demuestra que también la policía puede acceder a estas bases de datos genéticas privadas para encontrar a un sospechoso. 

Obviamente este no será el único caso, así que las personas que presentaron muestras genéticas por razones de salud, curiosidad, o para "ayudar" a la ciencia a avanzar en investigaciones, ahora podrían terminar en una lista de presuntos delincuentes.

Tanto Ancestry.com y 23andMe estipulan en sus políticas de privacidad que compartirán la información de sus archivos si existe orden judicial. Contrariamente a estas políticas propias de privacidad, 23andMe afirma haber recibido un par de peticiones tanto de aplicación de la ley estatal como del FBI, pero "rechazamos las peticiones con éxito".

23andMe afirma que el próximo mes planea lanzar un informe de transparencia como las publicadas por Google, Facebook y Twitter. El informe revelará el número de solicitudes del gobierno estadounidense para obtener información de sus usuarios, pero lo que no dicen es si también van a publicar las que se procesen.

"En caso de que estemos obligados por ley a hacer una revelación, se lo notificaremos al cliente afectado, a menos que hacerlo viole la ley o una orden judicial", dijo un responsable de la compañía. Por su parte, Ancestry no quiso decir específicamente cuántas solicitudes había recibido por las fuerzas del orden. 

Este uso del ADN evidentemente asusta, pero tanto Ancestry.com y 23andMe tienen opciones para eliminar supuestamente toda la información. En el caso de 23andMe, aseguran que van a eliminar la información dentro de los 30 días a petición del usuario pero, ¿quién garantiza que esto sea cierto?  
Traducido por Selecta News
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top