Menu
 

Noruega, el país más rico del mundo, sufre por la bajada del precio del petróleo. Políticos y economistas aceptan ya que el país se enfrenta a uno de sus mayores retos de los últimos años, y miran con recelo los indicadores: La tasa de desempleo en Noruega alcanza el 4,5%, que aunque parezca irrisorio, es el nivel más alto desde hace más de una década. El Gobierno admite que hay que hacer frente a una “desaceleración”, y hay temor a una burbuja inmobiliaria.






Stavanger, una pintoresca ciudad en el suroeste de Noruega, es el símbolo de la prosperidad y el bienestar del país, el más rico y desarrollado del mundo según la ONU. Considerada la capital de la potente industria petrolera de la zona, esa localidad de calles tranquilas ha vivido desde los años 70 un auténtico ‘boom’ que le ha llevado a tener una de las tasas de desempleo más bajas de toda Europa, rozando el 1%. Pero en los últimos meses, la burbuja de felicidad ha comenzado a deshincharse.

“En mis 30 años de trabajo no había visto nada igual”, alertaba hace unas semanas en el Financial Times Knut Nesland, un veterano trabajador de la ciudad. La fuerte caída que desde hace meses sufre el precio del petróleo comienza a hacer temblar a la imponente Stavanger y, con ella, a toda Noruega. Las empresas petroleras, alrededor de las que gira la ciudad, han empezado a despedir a trabajadores. Por ejemplo, la petrolera estatal Statoil anunció la supresión de entre 1.100 y 1.500 puestos de trabajo hasta el fin de 2016, alrededor del 7% de su plantilla.

Con todo, las cifras globales de Noruega siguen siendo la envidia de la mayoría de las regiones de Europa, aunque avisan de un significativo cambio de tendencia que comienza a preocupar en el país. Políticos y economistas aceptan ya que el Estado se enfrenta a uno de sus mayores retos de los últimos años y miran con recelo los indicadores: la tasa de desempleo en Noruega alcanza el 4,5%, que aunque parezca irrisorio es el nivel más alto desde hace más de una década. El PIB se ha contraído un 0,1%, mientras que en el primer trimestre creció sólo un 0,1%. Y el Gobierno admite que hay que hacer frente a una “desaceleración”.



En Noruega empieza a hacerse sentir 




“Un 4,5% de paro no parece mucho, pero en el contexto noruego empieza a hacerse sentir”, explica Carlos Joly, asesor de inversiones de Mirova y profesor de economía y finanzas en la Universidad de Cambridge. Asegura, en cualquier caso, que no ha habido un bajón del consumo porque los despedidos de la industria petrolera están siendo absorbidos en proyectos de infraestructuras que ha lanzado el Gobierno.

Joly advierte de que los problemas más graves pueden comenzar si el precio del petróleo sigue bajando durante el año que viene: “Entonces creo que habrá un cambio psicológico y la gente empezará a preocuparse, a consumir menos, y eso seguro que va a tener su impacto”. Calcula que los noruegos podrían “despertar de la burbuja de bienestar y de optimismo” cuando la tasa de paro se acerque al 6%. Pero de momento, dice, la preocupación de los ciudadanos se limita a lo que puede pasar en el futuro.

“Lo que no sabemos es si va a ir más. No sabemos cómo será el futuro. De momento, se nota la ansiedad. La gente, los políticos, no están acostumbrados a esto”, explica José Julio González, profesor español de la Universidad de Agder (sur de Noruega) que lleva desde 1971 en ese país. Esa incertidumbre ha empezado a pasar factura al Gobierno. En las elecciones municipales y comunales celebradas en septiembre, el partido laborista y la izquierda experimentaron un fuerte crecimiento, en detrimento de los conservadores, que dirigen el Gobierno central. “Esto revela cierta preocupación latente por la incertidumbre por el precio del petróleo, porque se supone que el laborismo y la izquierda darían más apoyo a la población si la macroeconomia empeora”, analiza Carlos Joly.



El miedo a la burbuja 




A ello ha podido ayudar el temor a que también se esté pinchando una burbuja inmobiliaria. “Es lo que pasó a principios de los 90, cuando también bajó el precio del petróleo”, recuerda José Julio González, quien subraya que en aquella ocasión se dejó que los bancos fueran a la quiebra. “Entonces los compró el Gobierno por nada. Al cabo de cinco años, ya pasada la crisis, esos bancos se había revalorizado y entonces los privatizó y ganaron muchísimo dinero”, explica, confiado en que, en caso de emergencia, esa experiencia sea útil.

El profesor insiste en que si ahora estallase una burbuja inmobiliaria habría “muchos problemas”. “Hay una cosa que preocupa aquí. Como los intereses han sido muy bajos durante mucho tiempo, son tan bajos que ganas dinero si tienes hipotecas. Eso va bien siempre que los valores inmobiliarios sean altos. Si cayese un 20 o un 30%, mucha gente que tiene hipotecas muy altas se vería en grandes dificultades. Eso es lo que más preocupa”, explica.

Carlos Joly ratifica que hay “elementos de burbuja” porque el mercado inmobiliario de Noruega es “desordenado” y los precios de los pisos han subido mucho en los últimos cinco años. “En Stavanger la burbuja se ha pinchado”, constata, a la vez que asegura que en ciudades como Oslo, la capital, los precios aún siguen al alza porque “todavía hay puestos de trabajo”, lo que la convierte en “un imán” que atrae a gente desde otros puntos del país.

La desaceleración ha llevado a muchos a preguntarse si Noruega ha dependido demasiado del petróleo, un producto que ha permitido el impulso del estado del bienestar. De hecho, el país cuenta con el fondo soberano más grande del mundo, cuyo objetivo es invertir el dinero que el Estado recauda gracias al petróleo para garantizar las futuras pensiones. Cuenta con 870.000 millones de euros, aunque en 2015 el Gobierno ha dividido entre siete la aportación que hace a este gigante.

La importancia del petróleo 




“Es una realidad: la riqueza del país viene del petróleo. El 50% de las exportaciones son petróleo crudo y gas natural. Del 50% restante, mucho tiene que ver con tecnología relacionada con el petróleo”, explica Joly, quien afirma que hay cierta diversificación en la economía, pero que el país es muy dependiente del petróleo. “¿Podría haber sido diferente? Cuando un país tiene un recurso natural que está en alta demanda en el mundo, ¿por qué va a dejar de utilizarlo? No creo que se hayan equivocado”, reflexiona.

José María Peredo, catedrático Comunicación y Política Internacional de la Universidad Europea de Madrid, explica que el descenso del precio de petróleo tiene ganadores y perdedores. En este caso, Noruega está en el grupo de los derrotados: “Desde el punto de vista de los países que estamos saliendo de la crisis, es una buena noticia porque tendrá como consecuencia el descenso de los costes de determinadas actividades comerciales, de producción… Y eso puede hacer que la economía se vuelva más competitiva”.

Pero la rica Noruega sufre arañazos: “No hace que el ciudadano no tenga, sino que el Estado, que es muy protector y muy avanzado en servicios públicos, a lo mejor tenga que pegar un frenazo. Y eso tiene un carácter muy simbólico porque es un cambio”. El país, de momento aguanta el tirón.

Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top