Menu
 

Algo va rematadamente mal en China cuando las importaciones, en un país en el que supuestamente su PIB está creciendo a un ritmo superior al 6%, ve cómo sus importaciones en septiembre caen un 20,4% respecto al año anterior y las exportaciones también retroceden un 3,7%, toda una señal de que la demanda doméstica en China está colapsando y en especial la demanda de inversión.




La caída China va a seguir golpeando de forma directa a aquellos países que son sus principales proveedores de materias primas, entre ellos Indonesia, Rusia, Colombia o Australia.

Por otro lado, el desplome de las importaciones en China, permite que el país siga teniendo un importante superávit comercial que le da un cojín de dólares con el que hacer frente a la fuga de divisas del país.
Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top