Menu
 

Rebeldes de la División 30, la división rebelde "moderada" apoyada por los Estados Unidos y entrenados por el Pentágono, han traicionado a Estados Unidos entregando las armas entregadas nada más pisar suelo sirio. Los rebeldes ofrecieron el armamento al Frente Al-Nusra, filial de Al-Qaeda.







La División 30 fue la primera facción cuyos combatientes participaron en un programa de formación liderada por Estados Unidos en Turquía con el objetivo de ser una fuerza consolidada sobre el terreno de Siria para luchar contra el Estado Islámico.


Abu al-Jattab Maqdisi, que también pretende ser un miembro de Al-Nusra, agregó que el comandante de la División 30, Anas Ibrahim Obaid, había explicado a los líderes de la organización terrorista que había engañado a la coalición porque necesitaban armas.


Bofetada a Estados Unidos


Anas Ibrahim Obaid

"Se comprometió a emitir una declaración ... repudiando la División 30, la coalición, y los que los entrenaron," tuiteó. "Y también dio una gran cantidad de armas a Al-Nusra".

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (Sohr), un grupo de seguimiento, informó que 75 combatientes de la División 30 habían cruzado a Siria desde Turquía con "12 vehículos de cuatro ruedas equipados con ametralladoras y municiones".


El miércoles pasado, el general Lloyd Austin, jefe del Comando Central de Estados Unidos, asombró a los líderes de la comisión de servicios armados del Senado cuando dijo que sólo "cuatro o cinco" rebeldes entrenados por Estados Unidos seguían luchando contra el Estado Islámico.



Fuente
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top