Menu
 

En 1813 los tripulantes del Neva, un barco de la Compañía Ruso-Americana, naufragaron cerca de las costas de la isla de Kruzof, en el sureste de Alaska, y lograron sobrevivir durante un mes. Ahora un equipo internacional de investigadores de Canadá, EE.UU. y Rusia ha reconstruido cómo se las apañaron los marineros para sobrevivir el duro invierno subártico.



Según los investigadores, los miembros de la tripulación supieron aprovechar muy bien los restos del naufragio y buscaron alimento de manera muy activa, gracias a lo cual salvaron la vida, escribe el sitio informativo Eurek Alert. 

Creen, por ejemplo, que encendieron fuegos haciendo chocar pedernales de pistola con metal, lo que les permitió calentarse y no morir de hipotermia. Las pruebas materiales asimismo indican que los náufragos redujeron balas de mosquete para que pudieran ser disparadas desde armas de menor calibre, como un fusil de chispa. Otros objetos usados por la tripulación fueron clavos, un anzuelo y una hebilla de cobre.

El estado en el que fueron hallados los artefactos parece indicar que los sobrevivientes del naufragio emprendieron acciones para garantizar su supervivencia. Según los científicos, modificaron los restos del naufragio con desesperación pero con ingenio.

"En conjunto, los artefactos reflejan la improvisación en una situación de supervivencia y no incluyen cerámica, vidrio u otros materiales que se pueden asociar con un asentamiento", dijo Dave McMahan, uno de los investigadores y miembro de la Sociedad Histórica de Sitka, la aldea cercana al lugar adonde lograron llegar los supervivientes del naufragio.

 EE.UU.: Resuelven cómo sobrevivió la tripulación de la nave naufragada en 1813 el invierno de Alaska

RT
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top