Menu
 

Un promedio de 9000 distintas especies de microbios viven en nuestras casas, sugiere un estudio efectuado en EE.UU. que, según sus autores, podría ser extrapolado a otras partes del mundo.



Investigadores de la Universidad de Colorado analizaron, en un estudio publicado en la revista especializada de biología "Proceedings of the Royal Society B", el polvo que encontraron en 1200 hogares estadounidenses y descubrieron que los tipos de bacterias y hongos variaban de acuerdo al lugar donde estaba localizada la vivienda, las personas que la habitaban y si había mascotas en la casa.

"Desde hace tiempo hemos sabido que los microbios viven en nuestras casas. Lo que estamos haciendo ahora es ciencia tradicional, para ver como varían de un lugar a otro", indicó el doctor Noah Fierer, profesor adjunto de ecología y biología evolutiva, y responsable del estudio.

Los investigadores recibieron muestras de polvo enviadas por voluntarios de 1200 hogares en un proyecto científico en el que participaron ciudadanos de todas partes de EE.UU.

Los participantes recogieron residuos acumulados en las cornisas sobre las puertas, un lugar que, según señalaron los científicos, suele ser pasado por alto cuando se hacen labores de limpieza.

Un análisis del polvo reveló la existencia de toda una colección de criaturas microscópicas.

Los investigadores también encontraron un promedio de 7000 distintos tipos de bacteria por casa. Algunos, como los estafilococos y estreptococos, estaban comúnmente asociados con la piel humana.


Los científicos recibieron muestras de polvo de 1200 casas de todo el territorio estadounidense.


Sin embargo, otros como Bacteroides y Faecalibacterium se vincularon a heces fecales.

Pero en este punto las especies variaban de acuerdo a los habitantes en la casa. "Encontramos bacterias distintas en casas en las que había mujeres y en las que solo había hombres", destacó el Dr. Fierer.

"Hay algunos tipos de bacteria que son más comunes en los cuerpos de las mujeres que en los de los hombres y vemos el impacto que eso tiene sobre el tipo de bacterias encontradas en el polvo de la casa".

Las mascotas también agregaron especies a la mezcla de microbios.

"Traer un perro o un gato a casa realmente tiene un efecto significativo sobre la bacteria que encuentras en tu casa", explicó el Dr. Fierer.

 "Nos sorprendió que tuviese una influencia tan fuerte, más que otros factores como, por ejemplo, el lugar donde estaba situada tu casa o su diseño".

Los investigadores quieren ahora encontrar cómo compartir nuestras casas con estos organismos podría afectar la salud humana.

Aunque algunos microbios podrían estar vinculados a enfermedades y alergias, los investigadores dicen que la mayoría son probablemente inofensivos y algunos incluso podrían traer beneficios.

Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top