Menu
 



José Alfonso Mauricio, de 35 años, fue asesinado, este miércoles, mientras cavaba la tumba para enterrar a su primo en un municipio del departamento de Sonsonate, según recoge El Diario de Hoy.

Este suceso ilustra a la perfección la espiral de violencia en la que lleva sumergido El Salvador en los últimos meses pero que esta semana está llegando a niveles incalificables, pues insostenibles ya hace tiempo que son.

En guerra no declarada se ha cobrado 125 vidas en los últimos tres días, según reportes de las autoridades que intentan quitar hierro a las cifras.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), comisionado Mauricio Ramírez, aseguró que este promedio de 40 homicidios diarios “no se trata de una tendencia” que se mantendrá en el tiempo.


El subdirector de la PNC, Howard Cotto, aseguró, por su parte, que la mayoría de víctimas mortales son “pandilleros que de alguna forma han traicionado a las pandillas y que son asesinados por la misma estructura”, según recogió La Página.

Cotto aseguró que la pertenencia a las pandillas de las víctimas de homicidio no siempre se puede afirmar en el momento de levantar el cadáver. Para reforzar su argumento, puso el ejemplo de una señora de más de 60 años asesinada, cuyas primeras investigaciones difícilmente la ligaban a las pandillas, pero luego de recopilar información se determinó que la anciana distribuía la droga de una pandilla.

Salvador2.4(800x600)


El Estado niega responsabilidad

El comisionado Ramírez quiso matizar que más allá de la identidad de los muertos les preocupa la creciente ola de violencia. “Son cifras que preocupan, son salvadoreños los que están muriendo, indistintamente que se trate de pandilleros”, comentó.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, consideró que el incremento de los homicidios es “una reacción de las pandillas al trabajo operativo” de las autoridades, al mismo tiempo que buscarían empujar al gobierno a establecer un diálogo.

Sin embargo, el presidente Salvador Sánchez Cerén ha cerrado repetidamente toda posibilidad de negociar con las pandillas.

 Salvador4.1(800x600)

En los últimos días, más de 300 pandilleros han sido detenidos y acusados de terrorismo. Se unirán a los 13,000 que ya se encuentran encarcelados en el saturado sistema penitenciario del país. Si el Gobierno quiere solucionar esto sin diálogo aún le quedarían unos 60,000 pandilleros por detener y encarcelar.

Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top