Menu
 


Google Sky ha hecho pública una imagen en el espacio que fue censurada previamente por la NASA. En este área se encontraba oculto lo que parece ser el llamado Planeta X, también conocido como Nibiru.

La NASA ha estado mintiendo

¿Podrían estar mintiendo a todos acerca de otros eventos que desconocemos? La respuesta es sí.


¿Porque Google decidió dejar de censurar esa parte del espacio?

Durante años se había especulado por teóricos de la conspiración y algunos astrónomos, que Google Sky había censurado lo que se conoce como el Planeta X o Nibiru de la vista del público. Ahora, sorprendentemente, una franja masiva de Google Sky que había sido previamente censurada se ha hecho visible. 




Se desconoce por qué Google ha decidido quitar la censura a la imagen. El área la pueden localizar con Google Sky introduciendo: 5 h 42m 21.0s 22 ° 36 ‘45.7


Lo que fue revelado por Google previamente censurado.


Esta es una imagen de las mismas coordenadas antes de que Google eliminase la censura


                                        ¿Planeta X / Nibiru?

Después de buscar en cientos de millones de objetos a través de nuestro cielo con el Explorador Infrarrojo de Campo Amplio de la NASA (WISE), no ha aparecido ninguna evidencia del cuerpo celeste comúnmente llamado “Planeta X”.

Los investigadores previamente habían teorizado acerca de la existencia de este planeta, pero su invisibilidad para nosotros podría deberse a que está en algún lugar más allá de la órbita de Plutón. El “Planeta X” había obtenido otros apodos, entre ellos “Nemesis” y “Tyche”.

Un reciente estudio, que involucró los datos de WISE y que cubre todo el espectro del cielo en luz infrarroja, no encontró ningún objeto del tamaño de Saturno. Una unidad astronómica equivale a 93.000.000 millas. La Tierra está a 1 au, y Plutón alrededor de 40 au del Sol.

“En noviembre de 1983 el telescopio infrarrojo IRAS de la NASA descubrió un enorme planeta, que se parecía a una estrella ardiendo lentamente, en la región de Orión”, declaró el doctor Jaysen Rand, investigador y autor del libro "El retorno del Planeta X". Sin embargo, los medios de comunicación no dijeron absolutamente nada sobre el asunto.

Zecharia Sitchin, un famoso investigador de renombre, declaró que el Planeta X tiene una órbita altamente elíptica, acercándose a la Tierra desde el sur en una llanura angular, spareciendo por nuestro Sistema Solar cada 3600 años aproximadamente.



Según Sitchin, Nibiru (cuyo nombre fue sustituido por Marduk en las leyendas originales por el gobernante babilónico del mismo nombre, chocó catastróficamente con Tiamat, una diosa en el mito babilónico que él considera como otro planeta, situado entre Marte y Júpiter. Esta colisión supuestamente formó el planeta Tierra, el cinturón de asteroides y los cometas.

Sitchin afirma que al ser golpeado por una de las lunas de Nibiru, Tiamat se dividió en dos, y luego en una segunda vuelta de Nibiru, golpeó los fragmentos rotos, y la mitad de Tiamat se convirtió en el cinturón de asteroides. La segunda mitad fue golpeada de nuevo por una de las lunas de Nibiru, siendo empujada a una nueva órbita, convirtiéndose en la Tierra.

Zecharia Sitchin, que falleció en 2010, fue un escritor y autor de una serie de libros, que promueven la teoría de los antiguos astronautas, el supuesto origen extraterrestre de la humanidad, la cual atribuye la creación de la cultura sumeria a los Anunnaki (o Nefilim) que procederìan del planeta llamado Nibiru que supuestamente existiría en el sistema solar. (Wikipedia).

¿Podría ser este el motivo de los crecientes cambios en el clima, estaciones, mareas, actividad volcánica o tectónica?

Desde hace muchos años, los gobiernos han sido muy conscientes de que un cuerpo celeste se acerca (también conocida como una estrella enana marrón), así como su ciclo de 3.600 años de destrucción, claramente discutido en antiguos sellos cilíndricos sumerios y otros documentos antiguos.

Un artículo del Washington Post del 30 de diciembre de 1983 decía:

"Un cuerpo celeste posiblemente tan grande como Júpiter y que sería parte de este sistema solar ha sido encontrado en la constelación de Orión por un telescopio en órbita a bordo del satélite astronómico infrarrojo de Estados Unidos. 

Tan misterioso es el objeto que los astrónomos no saben si se trata de un planeta, un cometa gigante, una “protoestrella” cercana que nunca llegó a estar lo suficientemente caliente como para convertirse en una estrella, una galaxia distante tan joven que todavía está en proceso de formación de su primeras estrellas, o una galaxia tan envuelta en polvo que ninguna de la luz proyectada por sus estrellas sale al exterior.

“Todo lo que puedo decir es que no sabemos lo que es,” declaró el Dr. Gerry Neugebauer, jefe científico del Jet Propulsion Laboratory de California y director del Observatorio de Palomar para el Instituto de Tecnología de California".


Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top