Menu
 


Los primeros resultados de las investigaciones del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko, hechas en directo durante el descenso del módulo Philae que la nave espacial no tripulada Rosetta envió a su superficie, “descubrió en su interior moléculas complejas que podrían ser claves para la formación de la vida”.

Superficie del Cometa 67P. (ESA-Rosetta)

Superficie del Cometa 67P. (ESA-Rosetta)
Superficie del Cometa 67P. (ESA-Rosetta)
Al analizar los componentes en la parte inferior del módulo de aterrizaje se descubrió un predominio de ingredientes volátiles de los granos de polvo y hielo. Sin embargo el análisis reveló 16 compuestos orgánicos con numerosos compuestos ricos en nitrógeno, entre ellos cuatro compuestos de carbono y – isocianato de metilo, acetona, propionaldehído y acetamida - que nunca antes se han detectado en los cometas, informó la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los principales componentes de los gases de la Coma -gases que rodean el núcleo- del cometa, fueron vapor de agua, monóxido de carbono y dióxido de carbono, junto con cantidades más pequeñas de compuestos orgánicos que contienen carbono, incluyendo formaldehído.

“Es importante destacar que algunos de estos compuestos detectados por Ptolomeo y COSAC -instrumentos de medición en el módulo Philae- juegan un papel clave en la síntesis prebiótica de aminoácidos, azúcares y nucleobases: los ingredientes para la vida”, señalaron los investigadores.

Por ejemplo, el formaldehído está implicado en la formación de la ribosa, que cuenta en última instancia, en las moléculas como el ADN”, señaló el equipo de ESA.

“La existencia de este tipo de moléculas complejas en un cometa, es una reliquia de los inicios del Sistema Solar, implica que los procesos químicos durante el trabajo durante ese tiempo podrían haber desempeñado un papel clave en el fomento de la formación de material prebiótico”, agregó ESA.

Philae registró por siete horas datos durante su descenso, su primera toma de contacto con la superficie del cometa, en la región denominada Agilkia, y en una secuencia de experimentos predefinidos. (Animación del sitio de aterrizaje)

Posteriormente el módulo se elevó unos 100 metros sobre el cometa, ya que no logró anclarse adecuadamente, y aterrizó en la zona Abydos del cometa, donde siguió registrando datos.

La misión de la nave espacial Rosetta de la ESA está estudiando el cometa 67/P en manera continua desde agosto del año pasado. La nave está orbitando al cometa, mientras éste a su vez orbita al Sol,  En este viaje por el cosmos, el 67/P tendrá su máximo acercamiento al Sol en el mes de agosto de 2015.

La sonda Philae aterrizó en su superficie de cometa el 12 de noviembre. El 27 de julio, Rosetta y el cometa se encontraban a unos 188 millones de kilómetros del Sol, al más que la distancia de la Tierra al Sol: 150 millones de kil-oemtros.

Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top