Menu
 

El Dr. Tucker se convenció de que la reencarnación existe, que la mente sobrevive al cuerpo, después de estudiar muchos casos en los que numerosos detalles de recuerdos de vidas pasadas fueron verificados por pruebas muy difíciles de conseguir.


¿Podría un niño saber exactamente de alguna manera eventos de la vida de una serpiente que murió antes que él naciera? (1971Yes/iStock)

Un joven llamado Dalawong en Tailandia tenía 3 años cuando se encontró por primera vez con un conocido de su padre, llamado Mr. Hiew. El chico parecía saber en detalle acerca de un enfrentamiento que Hiew tuvo una vez con una serpiente, pero cómo Dalawong supo estos detalles, sigue siendo un misterio.

Dalawong afirmó que era porque fue esa serpiente en una vida anterior. Dijo que él estaba en una cueva cuando se encontró con dos perros. Luchó con los perros antes de enfrentarse a su dueño, Hiew. Hiew mató a la serpiente. Estos detalles fueron confirmados por Hiew. Dalawong dijo que después de morir, vio que su actual padre había comido un pedazo de esta serpiente. Es verdad que su padre comió un pedazo de la serpiente que mató Hiew en ese momento, antes del nacimiento de Dalawong.

Dalawong tocó el hombro de Hiew, recordó a su padre, y dijo que Hiew fue mordido por una serpiente y en efecto, tiene una cicatriz en ese hombro por una mordedura de serpiente. Aunque Dalawong estuvo inicialmente molesto con Hiew, el muchacho lo perdonó. Dijo que no era bueno ser una serpiente, y que Hiew lo liberó de esa miseria. El muchacho comenzó a menudo a matar serpientes, lo que sentía era una buena acción.

Por cierto, Dalawong nació con una condición en la piel en la que la mitad inferior del cuerpo estaba cubierta de escamas, como una serpiente.

Esta versión fue investigada por Francis Story, un asociado del fallecido Dr. Ian Stevenson, un psiquiatra e investigador de reencarnaciones en la Universidad de Virginia. Sucesor del Dr. Stevenson en estudios de reencarnación, el Dr. Jim Tucker, vuelve a relatar el caso en su libro, “Return to Life: Casos extraordinarios donde niños recuerdan sus vidas pasadas”.

Tucker escribió: “Bien podría estar ahora más allá de su umbral de confusión, el punto en el cual una historia se vuelve demasiado alucinante para aceptarla. Confieso que este caso se acerca a mi propio umbral de confusión”. Incluso para las personas que creen en la reencarnación de vida humana a vida humana, puede ser difícil de aceptar la idea de reencarnar de animal a la forma humana. Dijo el Dr. Tucker quien escuchó otros casos de niños que supuestamente recordaban vidas pasadas como animales, aunque estos casos son poco frecuentes, dentro de las miles de historias que el Dr. Stevenson y él compilaron de recuerdos de vidas pasadas.

Dio otro ejemplo de un caso de reencarnación animal. A un niño estadounidense llamado Pedro  le dieron un collar de dulces, que parecía desencadenar un pensamiento o recuerdo de una vida pasada. Pedro dijo que “recordaba” cuando era un chimpancé en un zoológico, cuando un niño lanzó un collar de dulces a su jaula. No sabía qué hacer con el collar, así que lo tiró de vuelta al niño. Le dijo a su madre en detalle la forma en que fue cazado en el medio silvestre y llevado al zoológico.

Tucker escribió: “A pesar de que podría creer que un chimpancé pueda tener algún recuerdo consciente de un collar de dulces, ciertamente no creo que una serpiente recordara detalles acerca de un lugar determinado y una serie de eventos, y años más tarde poder reconocer a un hombre que fue su adversario final. Es verdad, no sé lo que pasa por la mente de una serpiente, pero eso cruza mi umbral de confusión”.

Tucker se convenció de que la reencarnación existe, que la mente sobrevive al cuerpo, después de estudiar muchos casos en los que numerosos detalles de recuerdos de vidas pasadas fueron verificados por detalles tan difíciles de conseguir, dijo, las familias o los niños no fingen. Tucker se pregunta si Dalawong tomó el conocimiento acerca de la confrontación de la serpiente de alguna otra manera, de alguna otra forma misteriosa, pero no necesariamente aquello implica que una serpiente reencarnara como un ser humano.

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. En “Explorando Enigmas”, La Gran Época recoge historias sobre estos extraños fenómenos para estimulan la imaginación y abren previamente a inimaginables posibilidades. ¿Son verdad?

Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top