Menu
 

El vídeo Snuff del Crimen de Alcasser, que el párroco de Alcasser había entregado a Fernando García y Juan Ignacio Blanco, venía acompañado de una nota escrita en la que figuraban 4 nombres de entre los principales implicados en el crimen.



El programa de Pepe Navarro anunció que iba a hacer públicos los nombres de los Monstruos de Alcasser. Y así lo hace.




El 29 de Enero de 1997, en el programa televisivo "Esta noche cruzamos el Mississippi", de Telecinco, se citaron los nombres.

Los 4 nombres eran los siguientes:


1.- Alfonso Calvé. Médico psiquiatra, ex Gobernador Civil de Alicante por el PSOE, que habría sido, supuestamente, el responsable de la trama.


2.- Luis Solana Madariaga. Ex Director de RTVE y Telefónica, diputado del PSOE por Segovia, y miembro de la Comisión Trilateral. Hermano de Javier Solana, ex Director General de la OTAN. 


3.- Jose Luis Bermúdez de Castro. Productor de Cine, residente en La Moraleja, una zona de lujo situada en el norte de Madrid; habría estado encargado, supuestamente, de organizar orgías sexuales sádicas y violentas para altos cargos del PSOE. 


4.- Francisco Laína. Secretario de Estado para la Seguridad (1981-1982). Un personaje que en los medios escritos ha sido relacionado habitualmente con el 23-F, los GAL, y con la rama española de la Red Gladio de la OTAN, tristemente célebre por sus atentados de falsa bandera, como Fiumicino en Roma, 1985, y el 11-M de 2004 en Madrid.






Según la autopsia realizada por el doctor Frontela, como mínimo 7 personas participaron directamente en el Crimen de Alcasser. Esto quiere decir que faltaría por identificar a más participantes directos. Pero de la investigación se desprende que además, durante los actos sádicos contra las niñas, un buen número de personas, más de una docena, asistían como "voyeurs", "mirones", de las aberraciones. 

Estas acusaciones lanzadas por Fernando García y Juan Ignacio Blanco tuvieron su continuación el 31 de Enero de 1997 en el programa "La Mañana" de la Cadena COPE, que dirigía Antonio Herrero, en el que se detallaba que dichas personas formaban parte de "una red de sádicos sexuales", que habría estado implicada en la desaparición de al menos unas 150 niñas.


Los aludidos interpusieron demandas contra Fernando García, Juan Ignacio Blanco y Pepe Navarro y su programa del Mississippi, los cuales fueron condenados a pagar indemnizaciones, a las cuales se sumaron nuevas condenas de indemnización por declaraciones vertidas posteriormente, entre Mayo y Julio de 1997 en el Canal 9 de Valencia.


Una campaña mediática salió en diferentes medios escritos en defensa de los 4 "acusados", y justificaban su inocencia culpando a otras dos personas, el ginecólogo Angel Sopeña y el empresario Jose Moisés Dominguez, los cuales, supuestamente, habrían urdido un montaje, por motivos de venganza personal, para implicar al "Clan de la Moraleja" del Triple Crimen. Una historia un tanto rocambolesca y difícil de creer, ya que ambas personas también tenían conexiones con los mismos acusados, y por tanto, con el mismo Clan de la Moraleja.



El 2 de mayo de 1998 el periodista Antonio Herrero, joven y vital, apareció muerto, ahogado, mientras practicaba su afición al submarinismo. 

El presentador de radio se había atraído muchos y muy poderosos enemigos dentro del Felipismo, denunciando siempre con valentía los enjuagues ETA-PSOE, GAL-PSOE, y el Caso Alcasser. Hoy en día los servicios secretos se han especializado mucho en cometer asesinatos de tal forma que parezcan accidentes.

Pepe Navarro fue desterrado de los Medios de Comunicación, y desde entonces no pisó más ningún plató de televisión. En cuanto a Fernando García y Juan Ignacio Blanco, fueron condenados a pagar fuertes indemnizaciones y a sufrir un calvario judicial durante años.


En 1998 Juan Ignacio Blanco publicó el libro "Qué pasó en Alcasser", en el que daba todas las claves del triple asesinato. Pero una sentencia judicial en el año 2000 decretada por un juez, ordenaba que el libro quedara secuestrado de por vida.







HEMOS TENIDO ACCESO AL LIBRO. PUBLICAMOS EL PRÓLOGO, YA QUE ES UNA CARTA DE AGRADECIMIENTO AL AUTOR DEL LIBRO, Y NO APARECE NINGÚN CONTENIDO DEL MISMO. CON UNA SIMPLE BÚSQUEDA EN GOOGLE PUEDEN DAR CON EL.


Cuando la pluma inicia su camino,difícil tarea tiene. En manos de un genio crea belleza, plasmada en literatura poética, rimas,versos, quizás historia universal, o tal vez el arte se transforma en conocimiento para la Humanidad.

Soy consciente que en este libro no existe nada de esto, no ha sido la intención, pero de lo que si estoy seguro es que Juan Ignacio Blanco ha puesto en él todo el conocimiento que este caso le ha aportado.Su intención, la de difundir para el conocimiento de todos la verdad más cercana a la realidad, haciendo ver con documentos la falsedad y la mentira de unos pocos.

Yo puedo dar fe que en su pluma hay verdad y ganas de seguir luchando, para que en un futuro próximo, entre todos los que creemos en el ser humano, consigamos un mundo mejor para nosotros, nuestros hijos y lo más importante las generaciones venideras. Esto es una utopía, sólo tenemos que ponernos a trabajar en ello.

No es tarea fácil, pero yo me pregunto: ¿Hay algo más importante que nuestros hijos? Y ahora afirmo: ¡Pues nos los están matando!
En mil novecientos noventa y siete, por desgracia, han muerto varios y hay demasiados desaparecidos, al igual que en otros años.

En nuestro país hay muchas fosas comunes, como la hallada en Castellón, en la que la que también se encontró el cadáver de un niño.¡Cuánto dolor! ¡Cuánta sinrazón!

A Dios le pido cada día fuerzas para continuar. A Miriam, Toñi y Desi, serenidad y un poco de alegría para compensar tanto sufrimiento y poder seguir sin perder el equilibrio.

Vuelvo a pediros nuevamente vuestra ayuda, no me canso. Necesito de todos los hombres y mujeres de bien para atajar a tanto asesino infame, que tiñe de luto a familias enteras para toda la vida.

Pero lo más grave no es el luto, sino las vidas tan jovenes que siegan de raíz con la guadaña del placer maléfico y el dinero maldito de sangre. Con la ayuda de buenas gentes dispuestas a luchar contra esta plaga asesina, lo conseguiremos.

Tuve la suerte de conocer a Juan Ignacio, aunque en honor a la verdad os diré que en mi camino he encontrado muchas personas que han dejado huella en mí, personas que merecen mi cariño, admiración y todo mi respeto. 

Por ese mismo respeto no voy a nombrar a ninguna en este prólogo, ya que la lista sería muy larga y no quisiera dejarme a ninguna.Vaya mi pequeño homenaje a todas y cada una de ellas.

En ocasiones como ésta, uno quisiera ser un hombre de letras, para poder expresar con nitidez los sentimientos más profundos sobre alguien, en este caso Juan Ignacio Blanco, del cual por mucho que dijese siempre me quedaría corto, o tal vez alguien pensara que me he excedido en calificativos aduladores, por lo que sólo diré:¡Juan Ignacio, gracias por ser como eres!

Espero que este libro os guste y os ayude a conocer mucho más la realidad de lo ocurrido desde aquel fatídico 13 de noviembre.Es la intención del autor.

Por mi parte, solamente deciros gracias y que sepáis que seguiremos estando ahí para dar luz a esta oscuridad.

De nuevo, gracias. 

Fernando García, "Padre de Miriam"


La fuente del artículo ya no existe, pero sí una captura que es de donde hemos sacado el mismo.
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Y si yo soy el padre de una de las niñas y tengo un vídeo dónde se muestran a los asesinos los ve el planeta entero. No entiendo. Porque si es así matarlos sería fácil, tendrían muchas manos a su favor antes de que les tocase un pelo. Por eso no me lo creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Es todo tan raro. Una pena de las niñas y todo lo que les rodea es incierto

      Eliminar

 
Top