Menu
 


 Nuevos estudios revelan que una prolongada exposición en espacio exterior puede reducir el grosor de la piel.

Los investigadores alemanes revelan que una prolongada exposición a las condiciones del espacio exterior puede reducir el grosor de la piel.
Un equipo de científicos de la Universidad Saarland (Alemania) examinó la piel de tres astronautas antes y después de sus viajes al espacio y descubrió que, al regresar a la Tierra, su epidermis era un 20 % más fina, informa Business Insider.
Esta reducción del grosor, según los científicos, aumenta la sensibilidad de la piel ante las radiaciones, lo que aumenta el riesgo de enfermedades oncológicas.
De acuerdo con los datos obtenidos, hasta el momento la reducción de la densidad de la piel es un proceso que se puede controlar, pero en el futuro, cuando las misiones espaciales sean más prolongadas, eso será más complicado.
La sensibilidad de la piel ante las radiaciones, aumenta el riesgo de enfermedades oncológicas.

Al mismo tiempo, el estudio mostró también un efecto positivo de los viajes al espacio, concretamente el aumento, en la piel de los astronautas, del contenido de colágeno, lo que produce un efecto 'antiedad'.
El estudio de los investigadores alemanes formó parte del programa de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) que prevé estudiar los mecanismos del envejecimiento de la piel en el espacio. Para efectuarlo utilizaron el sistema de tomografía multifotónica. 

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top