Menu
 

A mediados de junio, Hungría anunció que construirá una valla de 175 kilómetros de longitud y 4 metros de altura en su frontera con Serbia, de donde llega la gran mayoría de los más de 67.000 inmigrantes ilegales que recibe.


Las Naciones Unidas y el Consejo de Europa han criticado las leyes anti-inmigración de Hungría. Entienden que los solicitantes de asilo tienen derecho a buscar seguridad. El gobierno serbio ha expresado su malestar por la nueva barrera fronteriza de hecho. El primer ministro de Hungría, el conservador nacionalista Viktor Orbán, ha asegurado que si los inmigrantes africanos se dirigen a Europa es por las políticas erróneas de la propia Unión Europea.

Link


Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top