Menu
 

Tras un largo mes de caídas bursátiles en China, que amenazaban con convertirse en un total colapso financiero, las bolsas chinas se han disparado, experimentando un aumento del 5,8% en un solo día, el mayor aumento desde marzo de 2009.


¿Esto se debe a la dinámica natural de los mercados de valores o es indicativo de una recuperación económica o de una buena salud de la economía china?

¡Por supuesto que no!

La razón por la cual se ha recuperado la bolsa es que la Comisión Reguladora de Valores de China, ha anunciado que cualquier accionista, incluidos los inversores extranjeros, que tengan una participación superior al 5% en las empresas cotizadas en Shanghai o Shenzhen, no podrán vender acciones en los próximos seis meses y que cualquier violación de la nueva norma será castigada.

Dicho de otra manera más gráfica: el gobierno chino ha puesto una pistola en la sien de cada inversor y le ha dicho “si sigues vendiendo, te pego un tiro”.

Esto demuestra que China es el sueño húmedo de todo gobierno, banco central o entidad económica reguladora, así como de todas las élites mundiales: un país explotador de la población a nivel capitalista y con un control férreo comunista cuando conviene, hasta el punto de controlar los mercados a punta de pistola cuando es necesario.


Recordemos que el índice compuesto de Shanghai había caído tanto como un 3.8%, hasta un mínimo de 4 meses, pero tras la “sutil” amenaza del gobierno chino, la bolsa, obviamente, se ha recuperado.

También recordemos que el día anterior, hasta 1200 empresas chinas, un 45% del mercado, habían detenido sus actividades en el mercado de valores para evitar ser arrastradas por la caída de la bolsa y que desde mediados de junio, el valor de mercado de China se ha reducido en más del 30%, lo que llevó al gobierno chino a adoptar una serie de medidas para restablecer la confianza de los inversionistas y detener la ola de ventas. El martes el Banco Popular de China inyectó 8200 millones de dólares en el mercado, siendo la cuarta inyección consecutiva desde el 25 de junio, una maniobra que ha repetido este jueves.

Pero el hecho de controlar por la fuerza los mercados, ¿implica que los problemas de fondo se han solucionado y que todos nos hemos salvado del colapso?

La respuesta es obvia.



Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top