Menu
 

Para las religiones católica y judía, Adán y a Eva fueron los primeros humanos creados por Dios. La creación de Eva, al igual que la de Adán, ocurre en momentos diferentes según el capítulo de la Biblia que utilicemos como referencia. En el primer capítulo del libro del Génesis, Eva y Adán son creados el sexto día, tras la creación de las plantas y los animales (Génesis 1:11-27). 

Según el segundo capítulo, Adán es creado en primer lugar, tras él son creadas las plantas y los animales, y finalmente es creada Eva (Génesis 2:5-25). Tema muy representado por su enorme simbolismo tanto para judíos como para cristianos: La creación de Eva y su unión con Adán son el Sacramentum Magnum, dan fundamento al matrimonio religioso y lo trascienden en el catolicismo al anunciar el matrimonio de Cristo con la Iglesia.



Dios puso a Adán y Eva en el Jardín del Edén (Génesis 2:15), el paraíso, y para probar su fidelidad y obediencia les dio el mandato de comer de todos los frutos del árbol del huerto, excepto uno, llamado árbol de la ciencia del bien y del mal (mas no les prohibió comer del árbol de la vida), indicándole a Adán y Eva que si comían los frutos de él, iban a morir (Génesis 2:16-17). La serpiente "(Satanás)" se aprovechó de esta única regla, y así tentó y engañó a Eva; la cual comió del fruto prohibido. Eva viendo que era "bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y realmente un árbol codiciable para alcanzar la sabiduría", le dio también de comer a su marido (Génesis 3:6). 

Dios dijo: "El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros (¿a qué se refiere con "nosotros"? ¿Quizá una raza superior a la humana?), pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, lo coma y viva para siempre." (Génesis 3:22). Esta falta de obediencia les acarreó la expulsión del Paraíso (Génesis 3:24). Expulsión en la que Dios les castigó con la muerte, el dolor, la vergüenza y el trabajo.

"Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás" (Génesis 3:19) o "parirás a tus hijos con dolor" (Génesis 3:16). Estos hechos son conocidos como el Pecado original. Muchos conocen esto y el relato afirma que el engaño a Adán y Eva fue cometido por una serpiente (ser reptil).




La Biblia dice en Génesis 3:14-19:

Dios el Señor dijo entonces a la serpiente:

"Por causa de lo que has hecho,
¡maldita serás entre todos los animales,

tanto domésticos como salvajes!"

"Te arrastrarás sobre tu vientre,
y comerás polvo todos los días de tu vida.

Pondré enemistad entre tú y la mujer,
y entre tu simiente y la de ella;
su simiente te aplastará la cabeza,
pero tú le morderás el talón".






"Te arrastrarás" 

Esto quiere decir que anteriormente esta serpiente podía caminar, algo muy parecido al concepto que muchos describen del ser Reptiliano con aspecto humanoide, y Dios le castigó haciendo que se arrastrara. Por lógica, esta criatura entonces había sido creada anteriormente por Dios, por lo que conocía a la especie.

Todos sabemos que las serpientes no hablan. Según la Biblia, fue Satanás quien utilizó a la serpiente para engañar a Eva. Es por eso que la Biblia lo llama "la serpiente original", haciendo alusión a lo que pasó en el jardín del Edén (Apocalipsis 12:9). Esto concuerda con las palabras de Jesús, cuando dijo que el Diablo es "el padre de la mentira" (Juan 8:44). La primera mentira se dijo en el Edén, cuando el Diablo engañó a la mujer valiéndose de una serpiente. 


Supuesta apariencia de un Reptiliano
Es por eso que las palabras de condena no pudieron haber sido dirigidas directamente a la serpiente, sino al mismo Satanás. Hay quienes piensan que antiguamente las serpientes tenían patas, y que debido a la condena de Dios que decía "sobre tu vientre irás", la serpiente terminó arrastrándose. Pero eso no es ni lógico ni racional. La condena de Dios decía: "Sobre tu vientre irás, y polvo es lo que comerás todos los días de tu vida" (Génesis 3:14). Pero las serpientes no se alimentan de polvo. Las serpientes se alimentan de insectos, huevos de otros animales, mamíferos...etc.

Por eso las palabras de condena no pudieron ser dirigidas a la serpiente, sino a Satanás. Dios lo condenó a un estado de desaprobación, de oscuridad espiritual, de humillación, como si tuviera que arrastrarse (2 Ped 2:4; Jud 6). 



Si parte de este relato es cierto, los seres reptilianos estarían siempre "escondidos" y "camuflados" para evitar ser detectados por el resto de la población. Pero eso no significa que ocupen posiciones de poder entre las élites de los gobiernos y grandes corporaciones.

¿Son quizá una raza que se enfrentó con los seres que nos crearon y que siempre permanecen en la sombra?




Redacción SN, con información de aquí
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top