Menu
 

Los recortes generalizados en la Bolsa de China, con el Hang Seng y el Shanghai Composite hundidos hoy cerca del 6%, han llevado al Nikkei a perder los 20.000 puntos al sufrir un desplome del 3,14%.



El descalabro bursátil en el que están sumidas las acciones de la Bolsa de China continúa 'in crescendo' pese a los esfuerzos de la autoridad monetaria del país, el Banco Popular de China, que ha anunciado hoy una nueva batería de medidas para dotar de mayor liquidez a la entidad estatal de crédito Corporación de Financiación del Mercado de Valores de China (CSFC, en sus siglas en inglés) con el objetivo de estabilizar la volatilidad de los mercados bursátiles.

De manera que la CSFC, una entidad de crédito marginal que financia a las corredoras en la inversión en bolsa, inyectará más de 80.000 millones de dólares en el interbancario e incrementará sus compras de acciones de pequeñas y medianas empresas que cotizan para aumentar la liquidez del mercado.

Por otro lado, el Gobierno chino flexibiliza las medidas para que las compañías de seguros inviertan en grandes valores, ha prohibido a las compañías estatales a reducir su exposición al mercado y ha aumentado los márgenes para reducir la especulación en el mercado.

Y es que hoy ha cundido el pánico entre los inversores "y una liquidación irracional ha causado un estrés de liquidez en la bolsa", según ha explicado Deng Ge, el portavoz de la CRMV, el regulador de los mercados chino.

Más el 51% de las cotizadas, suspendidas en Bolsa

De hecho a media sesión las dos principales bolsas del gigante asiático, la de Shanghai y la de Shenzhen habían suspendido la cotización de un total de 1.429 compañías, es decir el 51% del total de cotizadas, una circunstancia que no ha evitado que se corte la sangría bajista que ha provocado incluso que otras 710 empresas se desplomaran hasta un 10%, el límite diario establecido por el regulador.

Así las cosas, en la Bolsa de China, el Shanghai Composite ha sufrido hoy un nuevo desplome del 5,9%, que se suma a la corrección la Bolsa de China en la sesiones precedentes y que ha corregido más del 30% desde sus máximos de principios de junio. Y aún así muchos títulos están un 80% por encima de sus niveles de hace un año.

De ahí que el reciente varapalo sea visto por algunos expertos como la reacción al rally previo que estaría animando a los inversores a sacar sus beneficios. Pero la magnitud de las cifras llevó a comienzos de mes a China a abrir una investigación por "manipulación ilegal en los mercados".

En el mercado de deuda, los bonos a 10 años chinos han sufrido su mayor desplome en el último mes.

En Hong Kong los recortes del Hang Seng han sido del 5,84%, pese a que el indicador ha sobrepasado caídas del 8%.

El Nikkei pierde un 3,1% y deja atrás los 20.000 puntos

Esta ola vendedora ha llegado hoy a Japón, que ha sucumbido a las pérdidas con un desplome que le ha dejado lejos de la cota psicológica de los 20.000 puntos. En concreto el Nikkei ha cerrado en los 19.737 enteros, tras perder un 3,14% que le ha quitado de un plumazo 638 puntos.

Esta ha sido la primera vez desde el 18 de junio que el principal indicador de los mercados asiáticos pierde los 20.000 puntos.

Otro factor que tampoco ayudó hoy a la entrada de dinero en la Bolsa ha sido la fortaleza del yen frente al dólar, que lastró las ventas de los principales exportadores nipones.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España opina que algunos analistas, los menos, también identifican la caída de la bolsa con la credibilidad de las autoridades a la hora de lograr un crecimiento sostenido 'en niveles de referencia oficial' cercanos al 7%". "Como si de un círculo vicioso se tratara, también en China la relación entre mercados y economía se convierte ahora en un problema donde domina el riesgo de inestabilidad financiera", apunta.

El Banco Popular de China (central) ha anunciado una nueva serie de medidas para dotar de una mayor liquidez a la entidad estatal de crédito Corporación de Financiación del Mercado de Valores de China (CSF, en sus siglas en inglés) con el objetivo de estabilizar los mercados bursátiles.

En un comunicado, el banco central dijo que apoyará el "desarrollo estable" de las bolsas del gigante asiático, que han perdido casi un tercio de su valor durante las últimas tres semanas y continúan a la baja.

Entre las medidas se incluyen emisiones de bonos financieros o refinanciación de préstamos, poco después de la apertura de la sesión en las bolsas de Shanghái y Shenzhen, en las que sus índices de referencia se hundieron un 6,97% y un 4,44%, respectivamente.

Calmar a los mercados



La del banco central forma parte de una nueva batería de medidas adoptadas hoy por varias instituciones chinas relacionadas con la bolsa que buscan calmar a unos mercados que atraviesan por un periodo de volatilidad máxima.

La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) también anunció hoy que CSF, una entidad de crédito marginal que financia a las corredoras en la inversión en bolsa, incrementará sus compras de acciones de pequeñas y medianas empresas que cotizan para aumentar la liquidez del mercado.

Además, esta empresa de crédito seguirá ofreciendo "abundante liquidez" a las empresas de mayor tamaño, dijo el portavoz de la CRMV Deng Ge, citado por la agencia oficial Xinhua.

Este movimiento pretende que las transacciones bursátiles vuelvan a la normalidad después de que "el pánico de los inversores y una liquidación irracional haya causado un estrés de liquidez en la bolsa", explicó Deng.

La Comisión Reguladora del Mercado Asegurador de China se sumó también a los esfuerzos por estabilizar los mercados al permitir a las aseguradoras invertir más en bolsa.

Así, las aseguradoras que reciban autorización podrán invertir hasta un 1% de sus activos en una sola gran empresa, cuando hasta ahora el máximo permitido era un 5%.

Futuros

También la plataforma Intercambio Financiero de Futuros de China anunció que eleva desde hoy a un 20%, desde el 10% anterior, el valor del contrato de futuro a pagar en las transacciones que se realizan en el índice de futuros CSI 500, para detener la especulación.

Las autoridades chinas ya tomaron este fin de semana una amplia batería de medidas, que incluía también apoyos de liquidez del banco central a CSF, que dieron un respiro a las bolsas del país este lunes, aunque el martes volvieron a caer y hoy están acentuando esas pérdidas.

Se calcula que hay unos 90 millones de inversores particulares en las bolsas chinas, muchos de los cuales llegaron a los parqués en los últimos meses sin conocimientos financieros previos y atraídos por las continuas subidas que experimentaron en el gigante asiático desde noviembre y hasta mediados de junio.


Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top