Menu
 

El diario francés Le Parisien ha revelado que la carne de un cordero experimental con ADN de medusa se vendió al público el pasado diciembre.




El cordero procedía de un programa del Instituto científico de investigación Agronómica Pública. A finales de 2014, varios empleados cuyos nombres permanecen en el anonimato, vendieron el animal a un matadero. El cordero, de nombre Ruby, había sido modificado genéticamente con proteínas de medusa que regulan la fluorescencia y piel transparente de esos animales.

Parece que esos genes extra no suponen mucha diferencia a nivel gastronómico, porque el cordero se vendió y no se sabe cuántas personas han consumido su carne. El INRA ha publicado un comunicado en el que afirma que la carne no supone riesgo alguno para la salud pública.

El Instituto y las autoridades francesas abrieron una investigación interna en diciembre, y se han presentado cargos contra varios trabajadores del centro. Si la demanda prospera, se enfrentan a una multa de 75.000 euros y un año en prisión. El INRA también ha cesado a la persona que vendió el cordero. El Instituto cita tensiones con la jefatura del centro y mal funcionamiento como las causas del descontento de los empleados.







Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top