Menu
 


Millones de diferentes microbios conviven con nosotros a diario. Pero para verlos con detalle, precisamos un microscopio. Esto mismo hizo el microbiólogo Tasha Sturm usando las manos de sus hijos.



Utilizando una Placa de Petri, habitual en microbiología y química para el cultivo de diversas colonias de microorganismos, usó la mano de su hijo de ocho años para tocar la superficie del material. Después, la introdujo en una incubadora a 37 grados centígrados y después la mantuvo durante unos días en una habitación a temperatura ambiente. El resultado es la imagen que ven.
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top