Menu
 

La hipótesis, formulada por un grupo de científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (España), busca encontrar la relación entre la actividad solar y la posición de los planetas en el espacio. De confirmarse que los movimientos de los planetas influyen sobre la actividad solar, las doctrinas esotéricas que hablan de “alineación de los planetas” y cuestiones similares empezarían a verse más verosímiles.


Aparte del ciclo de once años que presenta el Sol, donde se manifiestan más explosiones y manchas solares, también se han observado otros ciclos de actividad magnética del astro con periodos más largo de ochenta y ocho, ciento cuatro, ciento cincuenta, doscientos ocho, quinientos seis, mil o dos mil doscientos años.

Un equipo internacional de científicos descubrieron que existe una relación entre estos nuevos ciclos solares y los efectos de marea debidos a los planetas, según un comunicado del Instituto de Astrofísica de Andalucía, en España.

“La influencia de los planetas sobre el magnetismo solar a larga escala temporal es una hipótesis interesante, que daría una explicación natural a los periodos de entre ochenta y ocho y dos mil doscientos años presentes en el registro de la actividad magnética solar“, explican los investigadores.

Para determinar esta hipótesis, se reconstruyó la actividad magnética del astro en los últimos 10 mil años a través del análisis de la concentración de isótopos de berilio 10 y carbono 14 en diferentes muestras de la Antártida y Groelandia.

Los resultados mostraban ciertas periodicidades en la actividad del Sol, las cuales diferenciaban del ya conocido ciclo de 11 años, para las cuales no había una respuesta en la teoría que explica cómo se generan los campos magnéticos estelares.

Esta hipótesis podría llegar para sustentar los diferentes calendarios místicos, que sostienen que los movimientos de los planetas pueden llegar a producir cambios tanto en nuestro planeta como en todo el sistema solar.

El soltiene una rotación diferencial, es decir, las regiones del ecuador rotan más rápidamente que los polos, pero sólo sucede en el 30 por ciento más externo del Sol, en la llamada zona de convección, que se encuentra por arriba de la zona radiativa, donde la rotación es rígida.

Entre estas dos zonas, existe la capa tacoclina, la cual es crucial para el almacenamiento y amplificación de campo magnético solar, pues ahí se localizan los flujos magnéticos que dan origen a las manchas que se pueden apreciar en el astro.

Si la tacoclina estuviera achatada y se desviase de su posición los planetas ejercerían fuerzas sobre esta capa por efecto marea, tal cual hace lo hace la Luna con los océanos terrestres.

Este efecto, por muy pequeño que sea, tiene la capacidad de afectar la el volumen del almacenamiento de los flujos magnéticos. “Si esto fuera así, deberían encontrarse los mismos periodos en la actividad solar que en el torque ejercido por los planetas”, explica Antonio Ferriz-Mas quien participó en la investigación.

Este estudio puede tener implicaciones muy importantes para entender mejor cómo funciona el Sol y, en particular, la actividad magnética solar.
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top