Menu
 

El Parlamento griego aprobó el referéndum sobre negociar o no con Europa sobre su deuda (el voto será en realidad un referéndum sobre la adhesión o no al euro, es decir, la elección entre la soberanía o la servidumbre, porque como el FMI dijo rotundamente el pasado sábado, el referéndum lo iban a considerar nulo de pleno derecho).




Los griegos han retirado otros 1000 millones de euros más de los cajeros automáticos. Los controles de capital llegarán seguramente esta próxima semana, sobre todo ahora que el BCE ha congelado la ELA. Esto significa que la verdadera crisis ya ha llegado. Podemos usar las palabras del ministro de finanzas irlandés Michael Noonan, que declaró que "la crisis ahora es cuando realmente ha comenzado", agregando que un "fin de semana tipo Lehman Brothers empezó el sábado".

En este contexto, varias reuniones de emergencia se programaron para este pasado domingo 28 de junio en la UE para encontrar la manera de lidiar con lo que es probable que sea una semana turbulenta, y considerar el impacto financiero del "Grexit" en el bloque de la moneda, sus países miembros, las instituciones, y el sistema financiero mundial en su conjunto.

La canciller alemana, Angela Merkel, informará este lunes a la 1:30 pm hora de Alemania a los líderes de los partidos alemanes y grupos parlamentarios sobre los últimos acontecimientos en el drama griego. Se esperan respuestas de la canciller a preguntas del tipo "cómo de expuesta está Alemania a un default griego". 

Después de todo, y dado el papel de Alemania como el principal prestamista de la UE, el país puede llegar a perder la mayoría de las cantidades invertidas en ayudas efectuadas a Grecia, a través del BCE y los mecanismos de rescate.


Alemania, principal país acreedor de Grecia (Der Spiegel)


"Las arcas públicas alemanas se enfrentan a una pérdida de al menos 63,5 BILLONES DE EUROS ante un default griego", afirmó el legislador Gunter Krichbaum, de la Comisión de Asuntos Europeos y Presidente de la cámara baja del parlamento, en declaraciones al periódico alemán Leipziger Volkszeitung.

Después de un hipotético "Grexit", el malestar económico en la Eurozona estaría asegurado, desencadenando una crisis política y social de tal magnitud que probablemente requiera de intervención externa. 

La cadena Bloomberg lo dejaba claro hace poco:

"La Cámara Baja alemana podría necesitar la aprobación de ayuda humanitaria porque un impago griego seguramente generaría disturbios".

Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top