Menu
 

Para lo único que ha servido toda la teoría teórica del teórico Charles Darwin ha sido para extraviar a los seres humanos sobre sus verdaderos orígenes. Aparte de esto, sus teorías disparatadas, aplicadas a la teoría aberrante y genocida de un Darwinismo Social, sirvieron para potenciar el Nazismo y las guerras sangrientas en el mundo del siglo XX.






Las sociedades secretas iluministas y satánicas controlan todos los sectores sociales de la sociedad, incluídos los gobiernos y los medios de comunicación.

Uno de los objetivos clásicos y tradicionales de las sociedades secretas ha sido siempre hacerse con el control de las editoriales que publican los libros de texto para las escuelas y centros de educación, para introducir intencionadamente sus mentiras y conceptos engañosos, como es por ejemplo el de la teoría de la Evolución.

Nos engañan descaradamente. No solamente es "materia reservada" el fenómeno ovni, sino todos aquellos descubrimientos que desde las instituciones y los gobiernos son considerados como "conflictivos".

Pongamos un ejemplo: ¿Cuántos esqueletos o momias de seres humanoides gigantes se han encontrado por toda la tierra? Miles de ellos, en muchos países de todo el planeta. Sin embargo, ¿Ha visto usted alguna vez uno de estos ejemplares en cualquier Museo de Ciencias Naturales del mundo? No. Nunca ha podido ver uno solo de ellos, por una razón muy sencilla: Los esconden, se los llevan a unos "Almacenes Secretos" que todos los gobiernos ocultan, y allí, en esos almacenes secretos esconden todos los objetos conflictivos que se han encontrado. Esto es engañar.





La Teoría de la Evolución es, directamente, una tomadura de pelo, sin ningún fundamento científico, pues como su propio nombre indica, es una simple teoría hipotética, que además es absurda y denigrante.

El "Australopithecus" se supone que es, según la teoría de Charles Darwin, la pieza clave; el eslabón intermedio en la cadena evolutiva, que va desde el mono al hombre, una especie de ser mitad mono mitad hombre. Pues bien, nunca, en ningún momento de la Historia, se ha hallado ningún resto de australopithecus, ni erecto, ni curvo, en ningún lugar geográfico de la Tierra. "El Eslabón Perdido" sigue sin aparecer.

La idea de una evolución animal no fué inventada por Darwin sino que ya venía de antes, especialmente de entornos masónico-ocultistas. Es conocido el hecho de que la familia Darwin estaba encuadrada dentro de un importante entorno masónico Illuminati. Especialmente, el abuelo de Darwin, un personaje masónico de categoría, fué el que introdujo al joven Charles en la idea de una supuesta evolución de las especies. Charles Darwin fué influenciado por masones, financiado por masones y divulgado por los mismos masones. El Darwinismo fué un producto Illuminati, como también lo fué el Marxismo de Karl Marx.

Pero, por ejemplo, ni siquiera la esposa del teórico de la Evolución, Emma Wedgwood, creyó nunca a su marido.


Charles Darwin se forró con la teoría de la Evolución de las especies, ya que hace poco se ha sabido que dejó en su testamento una herencia de 15,5 millones de euros, cifra que para aquella época era una auténtica barbaridad, una fortuna descomunal. Por lo visto resultó una teoría muy jugosa, todo un negocio redondo, montado sobre una mentira.

En especial, la Arqueología, ha sido y es la fuente de todo engaño histórico y de todo fraude. De tal manera, que la máxima autoridad cultural y arqueológica, la UNESCO, es la sede de las mentiras culturales del mundo; son los "dueños" de la Tierra entera, así que todo museo, toda casa, toda piedra, campo, montaña, monumento antiguo, ciudad, subterráneo, río, etc..., pertenece a la UNESCO, y nadie excepto ellos o sus organizaciones "arqueológicas" puede tocar nada, ni examinar, ni auscultar nada, ni mirar nada que pueda ser conflictivo, aún siendo en su propia casa, ya teniendo permisos o sin ellos. Todo Prohibido.


Los Eslabones fraudulentos del mito de la Evolución






* El cromagnon es igual al hombre.

* Los dibujos de reconstrucciones que los evolucionistas hacían sobre el hombre del Neardenthal le mostraban encorvado, como si fuera una especie de "hombre-mono".

Ahora se acepta que esa supuesta postura encorvada se debía a una enfermedad y que el Neardenthal es sinónimo de la raza humana. En otras palabras, se había observado el esqueleto de un hombre que padecía alguna enfermedad.

Pero en 1958, A. J. E. Cave concluyó y demostró, tras un examen realizado al Hombre de Neandertal, que solo era un anciano que sufría de artritis. Hoy el Hombre Neandertal es clasificado como Homo Sapiens, totalmente humano.

* Australopithecus. Hay diversas variedades, siendo el más conocido el Australopithecus Afarensis, popularmente conocido como el fósil "Lucy". Sin embargo, estudios del oído interno, cráneo y huesos han mostrado que Lucy era sencillamente un chimpancé pigmeo.

* El Homo erectus. Sus restos han sido encontrados por todo el mundo y en los mismos escenarios y en los mismos estratos geológicos que el resto de humanos corrientes y ordinarios. Es decir, que el homo erectus convivía tranquilamente y al mismo tiempo con el ser humano normal, por lo que no es ningún antepasado remoto. Los estudios han demostrado que era igual que el Homo Sapiens actual.

* El Ramapithecus.
Se ha reconocido oficialmente que era meramente un tipo extinguido de orangután.

* El Homo habilis
 Se considera que está formado por un conjunto de piezas mezcladas que en realidad pertenecen a distintos tipos de criaturas, tales como el Australopithecus y el Homo erectus, entre otros, por lo cual no es visto como una clasificación válida. En cualquier caso, todos los restos hallados de Habilis eran de monos.

* El Hombre de Nebraska.
De un solo diente encontrado, los evolucionistas trazaron el dibujo de un ser completo que supuestamente había habitado hacía 1 millón de años, para lo cual verdaderamente hay que tener una imaginación prodigiosa. Al final fue un fraude ya que se descubrió que el molar hallado en realidad pertenecía a una especie extinguida de cerdos. Algunas fuentes científicas indican que esta especie de cerdos vive todavía en Paraguay.

* Pitecánthropus. El hombre mono de Java
(Sumatra, Indonesia) fue descubierto en 1891 por el evolucionista Eugene Dubois y catalogado con una antigüedad de medio millón de años. El hallazgo de Dubois consistió en una porción de un cráneo, un fragmento de fémur izquierdo y tres dientes molares.

Dubois no dijo que los restos no se habían encontrado todos juntos, sino que estaban separados por más de 21 metros, en el lecho de un río, en donde había también restos de otros animales.

Muchos años más tarde el mismo Dubois reconoció el fraude; aquellos restos hallados no eran de ningún hombre-mono; se habían encontrado restos de hombres modernos en el mismo lugar. Los huesos del hombre de Java eran humanos y la pieza craneal era de procedencia animal, de un mono.

- En 1926 se descubrieron los restos de otro supuesto hombre-mono en Java. De nuevo se armó mucho revuelo en la Arqueología oficial. Sin embargo, la pieza descubierta al final resultó ser la rótula de un elefante extinto.

* El Eoanthropus Dawsoni (El hombre de Piltdown).
Fué exhibido por la comunidad científica oficial como el eslabón perdido durante 40 años. Sus restos fueron encontrados en 1912 en Piltdown, Inglaterra, y presentados por 14 años en el Museo Británico como el eslabón perdido, con una supuesta antigüedad de 500.000 años.

Pero en 1953 los científicos John Winer y Samuel Oakley examinaron los restos de Piltdown y descubrieron el fraude: la mandíbula era de un orangután, y el cráneo era de un hombre moderno. Los dientes habían sido limados, y tanto los dientes como los huesos habían sido manipulados con sustancias químicas para falsear la identidad y la antigüedad de los restos.

Es decir, dicho en otras palabras, los autores de ese supuesto descubrimiento científico, habían cogido una calavera por ahí y la habían pintado, para darla sensación de antigüedad. Y de ahí pasó directamente al Museo Británico, sin ningún problema.

* El Sinanthropus Pekinensis (Hombre de Pekín).
Fué descubierto en la década de 1920, en una cueva, cerca de Pekín, en China. Se encontraron restos de varios individuos, cráneos de monos, y restos de fuegos domésticos.

Se sabe que para muchas tribus y poblaciones antiguas, los sesos de mono, cocinados al fuego, eran un manjar exquisito. Y ese es todo el misterio, que había unas tribus nativas que comían sesos de monos, y que se han encontrado restos de esos monos, restos de los nativos, y restos de los fuegos empleados.

Durante la 2ª guerra mundial, aprovechando el caos de la contienda, se hicieron desaparecer los restos. En 1959 se rehizo una cara del hombre de Pekín para documentales científicos, y es lo único que hay; de manera que actualmente no existe ninguna prueba válida sobre esa supuesta especie. Se llevaron las piezas de Pekin antes de que alguien descubriera que era un fraude.

* El Zinjanthropus.
En 1959, Louis B. Leakey anunció el hallazgo de los restos de un hombre primitivo en África, datado en 1 millón de años. Antes de su muerte en 1972, Leakey reconoció el fraude y afirmó que el cráneo encontrado era de un mono.

* El hombre de Heidelberg.
También llamado homo heidelbergensis. Hallado en Alemania, fué datado con una antigüedad de 3 millones de años. Todo se basaba en una quijada. De nuevo de una mandíbula reconstruyeron el dibujo de un individuo completo, con cejas marcadas y nariz aplastada, pero al final el maxilar resultó ser de un hombre normal.

 - ¡Qué estúpidos que sois!... ¡Cómo os han tomado el pelo!... ¡Jajaja!...

Todos estos personajes son más falsos que un doblón de madera. Al final solo hay restos de monos y de otros animales y restos de humanos. No existe ningún resto de hombre-simio. No hay ningún eslabón que una a ambos. El eslabón perdido nunca ha aparecido.

Sin embargo, a día de hoy, nos seguimos encontrando con la desagradable sorpresa de que todos esos personajes simiescos inventados siguen todavía inpunes en los libros de texto que se enseñan en las escuelas y universidades de todo el mundo, tomándonos el pelo.

La enseñanza de esta ciencia fraudulenta se imparte bajo las directrices de los Ministerios de Educación de los Gobiernos, que a su vez siguen las directrices de la UNESCO, una entidad corrupta y perversa desde sus orígenes, creada para extraviar a los seres humanos, que se dedica a ocultar los hallazgos conflictivos reales, y a validar los hallazgos falsos, porque no es sino una sucursal al servicio de la Elite satanista Illuminati Mundial.





Artículo escrito por Francisco García
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Se supone que tras este artículo debemos caer postrados de hinojos ante Dios nuestro Señor, pidiendo perdón por nuestro ofuscamiento y falta de fé, otorgando toda nuestra confianza, vida y haciendas, a los grupos ultraconsrvadores que propugnan la "teoría" del creacionismo. Pues va a ser que no. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. somosbacteriasyvirus.com

    ResponderEliminar
  3. Para lo único que ha servido toda la teoría teórica del teórico Charles Darwin ha sido para extraviar a los seres humanos sobre sus verdaderos orígenes. Aparte de esto, sus teorías disparatadas, aplicadas a la teoría aberrante y genocida de un Darwinismo Social, sirvieron para potenciar el Nazismo y las guerras sangrientas en el mundo del siglo XX".
    Y ahí he dejado de leer. A contar magufos sin fuentes o demostración empírica al campo.

    ResponderEliminar
  4. Cuales son los estudios que demuestran lo que afirmas? En ocaciones dices que hay estudios pero no los mencionas ni pones los enlaces, los tienes?

    ResponderEliminar
  5. Que novedad, entro a una página que dice "la evolución es falsa", y con qué me encuentro...

    "¿Cuántos esqueletos o momias de seres humanoides gigantes se han encontrado por toda la tierra? Miles de ellos, en muchos países de todo el planeta. Sin embargo, ¿Ha visto usted alguna vez uno de estos ejemplares en cualquier Museo de Ciencias Naturales del mundo? No. Nunca ha podido ver uno solo de ellos, por una razón muy sencilla: Los esconden, se los llevan a unos "Almacenes Secretos" que todos los gobiernos ocultan, y allí, en esos almacenes secretos esconden todos los objetos conflictivos que se han encontrado. Esto es engañar".

    La conspiranoia no entra en el método científico o demostración empírica, Francisco.

    ResponderEliminar

 
Top