Menu
 

Finales de 1993. El mundial de fútbol de Estados Unidos estaba a la vuelta de la esquina y España estaba sumida en una crisis económica con 3.545.950 personas sin empleo. Matutano también estaba notando los estragos de la crisis en sus ventas, y decidió sacar pequeñas bolsas de sus snacks de unos 45 gramos de producto a 25 (0,15 céntimos de Euro) y 30 pesetas (0,18 céntimos de Euro). 

Los directivos de aquella época querían un producto estrella para que en España aquel acontecimiento deportivo internacional se disfrutara con una novedad en las estanterias de la compañia. Se intentó de todo, pero los directivos fueron muy tajantes: "Ver el snack tiene que significar FÚTBOL". 

El antecesor de los Cheetos Pelotazos. Snack estrella en los años 80.

Pero había varios impedimentos por el camino. Todos los snacks de Matutano habían sido copiados de la versión de Estados Unidos tras la compra de la compañia española por Frito Lay (PepsiCo) en 1971. No había ningún snack "autóctono". También quedaba la decisión final de la compañia matriz. Aún así, los "diseñadores" de Matutano se pusieron manos a la obra. La odisea era crear unos Cheetos con formas de copa del mundo, botas de fútbol, camisetas, números de las estrellas de la época... Todo fue rechazado. El tiempo se venía encima y no había nada planteado aún. Entonces llegó la brillante idea por parte de una persona que llevaba poco tiempo en la compañia. 


Otro snack mítico, esta vez temporal, aprovechando a un humorista de moda. Eran Boca Bits sin nada nuevo, salvo los "chiqui-tazos".


!Gol!


"Creo que tengo el snack para el mundial". Así de entusiasmado llegó este jóven al despacho de uno de los directivos de Matutano. Éste, tras prácticamente haber tirado la toalla por no haber encontrado nada interesante, se mostró escéptico y le respondió: "Venga, a ver que me traes, que tengo la papelera muy cerca". El boceto se notaba que estaba hecho rápido, en una pequeña libreta de cuadrados, como con ansias de enseñarlo así antes que gastar tiempo en preparar una seria presentación.

Millones de pelotas comestibles saldrían de este boceto.


El directivo, que era español, le dijo al "diseñador": "¿Sabor 9 de 10? ¿Has superado en sabor a muchos de los snacks del mercado de Estados Unidos? No estoy de humor así que, por favor, no me moleste para estas tonterias. Pero este visionario no se dió por vencido. Creó una sola unidad del snack tipo "Matutano precio jóven" de 25 pesetas con el producto y lo enseñó justamente una semana después en una reunión en la que habían acudido altos cargos de Frito Lay USA. "Vengo a que prueben el snack del mundial 94 en España", afirmó rotundamente al entrar en el salón de reuniones. El directivo con el que tuvo la "agradable" conversación anterior le lanzó una mirada que bien pudo atravesar la pared. "Señores, les presento Cheetos Gol, un producto creado en España con el que pienso que se creará una excelente relación con el próximo mundial". 


Otro snack que se quedó fueron los Drakis, aunque actualmente solo existe la variedad "Pandilla" bajo la variedad Cheetos.

Sin ningún temor a las posibles consecuencias si la presentación improvisada era un fracaso, abrió la bolsa y fue repartiendo una "pelota" de queso a cada directivo, americanos incluidos. El sabor gustó tanto a los allí presentes, que el directivo que amenazó con tirar su boceto a la papelera dijo en voz alta: "¡Esto va a ser un pelotazo!"  Pelotazo, pelotazo... ¡Eso es! dijo otro directivo. Así vamos a lanzar el producto. Cheetos Pelotazos. 

El precio ha subido con los años, pero la cantidad no...

Los directivos de la compañia de Estados Unidos estaban tan encantados con el sabor y forma del producto que, aunque reconocieron que el producto no tenía mercado en su país, gracias a la afición que había en España por el fútbol aquí si sería un éxito rotundo. Y digo que si lo fue. De hecho, llegó para no irse más. Fue un éxito en ventas tanto durante el mundial como después de el, por lo que retirarlo sería un suicidio para Matutano. 

Cheetos Masala, lo más parecido en forma, pero no en sabor, que existe en la actualidad.

Hoy en día sigue siendo uno de los buques insignia de la compañia, y llegó a cruzar la frontera en la década de 2000, incorporándose al mercado portugués bajo el nombre de "Cheetos Futebolas". Toda una hazaña que surgió, como muchas veces ha ocurrido, de una última oportunidad a contrarreloj. 



Texto e investigación propios. Puedes copiar el contenido en tu website siempre que cites la fuente original.

Imágenes originales extraídas de aquí  , aquí , aquí
aquí
Reacciones:

Publicar un comentario

  1. Buen artículo!

    Por cierto, una falta ortográfica grave que tengo que comentar y que en el cole decían "lo primero que se tiene que ir del verbo ir es la hache". Pues eso, en un pie de foto aparece "ha hido subiendo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad en el cole lo que se decía era "lo primero que se tiene que echar del verbo echar es la hache" ;)

      Eliminar
  2. Curioso artículo, no se cuales serámn tus fuentes paro parece que lo hubieras vivido en primera persona.

    Yo compro de vez en cuando ese producto, y la verdad es que fue una gran idea.

    ResponderEliminar
  3. Las fuentes?
    supongo que echando agua, como siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fuente es de elaboración propia. Saludos.

      Eliminar
  4. Vivo en el Reino Unido y aquí, la variedad de snacks es muy loca, de todos los sabores y colores. Aun así, siempre que vuelvo a España y puedo, me compro mi bolsa de Pelotazos :)

    ResponderEliminar
  5. La historia excelente, pero...

    "El precio ha hido subiendo con los años, pero la cantidad no..."

    por favor.... :( :(

    ResponderEliminar
  6. es maja la historia... pero viendo que en la web se aboga por el "fraude" de la teoría de la Evolución, no me creo nada!!!

    ResponderEliminar

 
Top