Menu
 



Si hay una cosa que la élite del mundo teme más que nada, es a la muerte. Pasan una extraordinaria cantidad de tiempo y energía tratando de protegerse de amenazas potenciales, para separarse de la población general y de hacer todo lo posible para extender sus ciclos de vida.

Viajan con varios guardaespaldas, instalan "habitaciones seguras" en sus casas, compran islas privadas en el otro lado del mundo e invierten grandes cantidades de dinero en tecnologías de extensión de la vida e investigación. Hacen todas estas cosas en un intento desesperado para combatir a un enemigo que nunca han sido capaces de derrotar - a la muerte.

 

Y actualmente, la élite es cada vez más paranoica que nunca.


Ellos saben que a medida que la brecha entre los ricos y pobres vaya a más, se han convertido en los objetivos del pueblo. Por ello las empresas que proporcionan seguridad privada, "habitaciones seguras" y "bunkers de seguridad" de alta tecnología para la élite están en auge en estos días.


Muchas de las élites viven en constante temor y absolutamente anhelan la seguridad, y ellos están dispuestos a pagar mucho dinero para conseguirlo.


El lunes, el New York Times publicó un artículo titulado "¿Todavía son secretas y seguras las habitaciones seguras?", que discute cómo las ‘habitaciones seguras’ se están volviendo mucho más comunes entre la élite que vive en la ciudad de Nueva York.


Durante siglos, la mejor manera de que los ricos se sintieran protegidos, o por lo menos dar la impresión, era detrás de un foso, una puerta o un ejército.

Estas opciones no son prácticas en Manhattan, incluso para aquellos que pueden pagarlas. Pero algunos de estos propietarios están encontrando maneras de sentirse seguros, incluso en caso de un allanamiento de morada.

Cuando una alarma o un portero no es suficiente, los avances en los diseños y los materiales han permitido disfrutar de la seguridad de Fort Knox en medio de la comodidad de una suite en Four Seasons.

"El mundo es un lugar que da mucho miedo en este momento, especialmente para la gente de dinero. Ellos se sienten acorralados y amenazados, dijo Tom Gaffney, presidente de Balísticas Gaffco, que ha instalado muchas habitaciones seguras en la ciudad de Nueva York. "Cuando tienes mucho que perder, y puedes darte el lujo, pones una prima sobre tu seguridad. "



La mayoría de los estadounidenses tienden a ver a la élite como gente que tiene su vida arreglada

 


 


Pero ese no es realmente el caso. La mayoría de ellos pasan mucho de su tiempo viviendo en el miedo. A veces, las amenazas son reales, y en ocasiones las amenazas son imaginadas. Y como la ira hacia "el uno por ciento" ha aumentado en los últimos años, así ha aumentado también el temor de los ultra-ricos. De hecho, muchos de ellos han ido tan lejos como para compra "propiedades de supervivencia" y "ubicaciones fuera de detección" en el otro lado del planeta.

Si usted no cree esto, tenga en cuenta lo que el presidente del Instituto de Nuevo Pensamiento Económico, Robert Johnson, dijo a un auditorio repleto en Davos, Suiza:

"Con la creciente desigualdad y los disturbios civiles de Ferguson y las protestas de Occupy frescas en la mente de la gente, los súper ricos del mundo ya se están preparando para las consecuencias".

En la conferencia, con el cartel de "aforo completo", Robert Johnson reveló que los preocupados administradores de fondos de cobertura ya planeaban sus escapes.

"Sé que los gestores de fondos de cobertura de todo el mundo que están comprando pistas de aterrizaje y granjas en lugares como Nueva Zelanda, piensan que necesitan una escapada", dijo.

Pero incluso si los de la élite son capaces de protegerse a sí mismos durante toda su vida, saben que con el tiempo el proceso de envejecimiento va a ponerse al día con ellos y van a morir.



A pesar de toda su riqueza e influencia, la muerte es algo de lo que no pueden escapar




Es por eso que las élites siempre han estado obsesionadas con las últimas tecnologías médicas. Cualquier cosa que pueda extender su tiempo en este mundo es en gran medida deseado por ellos.


Y ahora, gracias a la explosión tecnológica masiva que hemos visto en los últimos años, muchos de ellos esperan que las nuevas tecnologías radicales de extensión de vida les permitan vivir mucho más tiempo de lo que los seres humanos han podido vivir antes.


Los de la élite están invirtiendo cientos de millones de dólares en este tipo de tecnologías, y muchas de ellas parecen bastante prometedoras


El siguiente es un extracto de un artículo sobre estas nuevas tecnologías que apareció en The Week:
 

Los inversores están impulsados por la certeza de que la reconstrucción, la regeneración y la reprogramación de los órganos de los pacientes, miembros, células y ADN permitirán a las personas vivir más y mejor.


El trabajo que están financiando incluye la búsqueda de los secretos de los organismos vivos con vidas muy largas, el diseño de nanobots microscópicos que puedan reparar un cuerpo del interior hacia el exterior, buscar la manera de reprogramar el ADN con el que nacieron, explorar las maneras de digitalizar un cerebro basándose en la teoría de que la mente puede vivir mucho tiempo después de que el cuerpo expire.



Suena como una película de ciencia ficción




 

Pero no se detienen aquí. Muchos de la élite creen que el movimiento del "transhumanismo" les permitirá fusionarse por completo con la tecnología, y convertirse en ciborgs en parte humano y en parte máquina, que tendrán ciclos de vida indefinidos.


Esto puede sonar muy extraño, pero hay muchos científicos que se están tomando todo esto muy en serio.


Por ejemplo, el siguiente extracto es de un artículo que apareció apenas esta semana en The Telegraph:


"Los seres humanos ricos tenderán a convertirse en ciborgs en menos de 200 años, al irse fundiendo gradualmente con tecnologías como las computadoras y los teléfonos inteligentes, ha afirmado un historiador. Yuval Noah Harari, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, dijo que la fusión del hombre y la máquina va a ser la ‘mayor evolución en biología’ desde la aparición de la vida hace cuatro millones de años.


Harari, que ha escrito un libro que muestra la historia de la humanidad, dijo que la humanidad evolucionará hasta llegar a ser auténticos dioses, con poder sobre la muerte, y ser tan diferentes de los humanos de hoy en día como nosotros somos de los chimpancés.

Sostuvo que los seres humanos como raza eran impulsados por la insatisfacción, y que no seríamos capaces de resistir la tentación de 'actualizarnos' a nosotros mismos, ya sea por ingeniería genética o tecnológica.


¿Así que estos "transhumanos" se volverán tan diferentes de nosotros como nosotros de los chimpancés?


¿Y esta tecnología sólo será para los ricos?


Así es como la élite del mundo siempre ha abordado las cosas



 


Se ven a sí mismos como la parte superior de la pirámide. De hecho, una vez que la tecnología haya avanzado lo suficiente, creen que ni siquiera necesitarán ya ningún "dios" porque ellos serán "dioses" que pueden vivir indefinidamente.


Atentos a las palabras del profesor Yuval Noah Harari:


"Lo que vemos en los últimos siglos son humanos volviéndose cada vez más potentes y que no necesitan las muletas de los dioses. Ahora estamos diciendo "no necesitamos a Dios, sólo tecnología".

Otros en el movimiento transhumanista tienen puntos de vista similares.

La siguiente cita es de un transhumanista prominente llamado Marcos Pesce:

"Los hombres mueren, mueren los planetas, incluso las estrellas mueren. Sabemos todo esto. Como lo sabemos, buscamos algo más, una trascendencia de la transitoriedad, una traducción a una forma incorruptible. Un escape si se quiere, una parada a la rueda. Buscamos, por lo tanto, bendecirnos a nosotros mismos con el conocimiento perfecto y la perfecta voluntad, convertirnos en dioses, tomar el universo en la mano, y transformarlo en nuestra imagen para nuestro propio deleite. Como es en la Tierra, así será en los cielos. El inevitable resultado de la increíble improbabilidad, la flecha de la evolución nos está apuntando al transhumano - una apoteosis de la razón, la salvación - alcanzado por buenas obras ".




Entonces, ¿qué pasa con el resto de nosotros?

La élite no tiene intención de que todos nosotros vivamos indefinidamente. De hecho, la mayoría de ellos están absolutamente convencidos de que hay demasiadas personas que viven en el planeta.

Si a todo el mundo se le permitiera ampliar radicalmente sus ciclos de vida, eso haría mucho peor nuestro problema de "sobrepoblación", según ellos. Así que no, las increíbles nuevas tecnologías habladas en este artículo no serán para el resto. Sólo será para aquellos de la élite con muchísimo dinero.

La élite mundial espera una nueva era gloriosa en la que la población del planeta se estabilice alrededor de 500 millones de personas (lo que representa una reducción del 90% a día de hoy). Ellos creen que las nuevas tecnologías van a marcar el comienzo de una época en que se erradique la pobreza, la enfermedad y las epidemias, y así la gente podrá vivir indefinidamente.

Será un mundo formado y moldeado por ellos, y no habrá más guerra o conflicto. En cambio, todo el mundo comparte los mismos valores comunes y los mismos objetivos comunes. Ellos creen que van a tener literalmente "el cielo en la tierra" y la élite no necesitará a ningún "dios", porque ellos van a ser los dioses.






Texto: Michael Snyder
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top