Menu
 

El papa Francisco denunció el "clima de guerra" reinante en el mundo en una misa oficiada este sábado en Sarajevo durante una visita relámpago centrada en promover la paz y la coexistencia entre serbios, croatas y musulmanes.



El avión del papa despegó para Roma a las 18:40 GMT, tras una visita de menos de 10 horas que transcurrió sin incidentes con un gran despliegue de seguridad, considerado como muy delicado por los expertos. Islamistas que se reclamaban del grupo Estado islámico llamaron a la yihad en los Balcanes en un video que fue difundido por la prensa local antes de esta visita.

Ante 65.000 fieles reunidos en el inmenso estadio olímpico de la ciudad, el papa argentino dijo sentir un "clima de guerra" en el mundo, fomentado "deliberadamente" por quienes "buscan la confrontación entre las distintas culturas y civilizaciones".

En ese contexto, "Sarajevo y Bosnia tienen un significado especial para Europa y para el mundo entero", subrayó Jorge Bergoglio poco antes de su llegada a la capital bosnia, donde unas 100.000 personas acudieron a recibirlo.

"Hacer la paz es un trabajo artesanal: requiere pasión, paciencia, experiencia, tesón. Hacer la paz es un trabajo que se realiza cada día, paso a paso, sin cansarse jamás", recordó a miles de fieles.

La coexistencia de tres comunidades de confesiones diferentes "muestra al mundo entero que la colaboración entre distintas etnias y religiones para el bien común es posible", señaló en su primer discurso de la jornada.

Pero particularmente aquí, en Bosnia, hay que hacer más, añadió dirigiéndose al presidente bosnio en ejercicio, Mladen Ivanic.

La guerra de Bosnia (1992-1995) dejó cerca de 100.000 muertos y más de dos millones de refugiados y desplazados, más de la mitad de la población del país.

Sin una verdadera reconciliación 



Veinte años después de los acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la guerra entre serbios ortodoxos, croatas católicos y musulmanes bosnios, la ciudad está en paz, pero parece una paz fingida, sin una verdadera reconciliación, pese a los numerosos esfuerzos que se han hecho en este sentido en el seno de la sociedad civil.

"Bosnia necesita el mensaje de paz que el papa enviará en un momento en que sigue habiendo una falta de confianza entre las tres comunidades del país", confió Katarina Dzrek, croata bosnia llegada expresamente para ver al pontífice.

El momento álgido de la visita fue el encuentro interreligioso de la tarde, cuando Francisco conversó con representantes de las religiones católica, ortodoxa, musulmana y judía.

Los musulmanes son mayoritarios este país de 3,8 millones de habitantes, donde representan cerca del 40% de la población. A continuación, se encuentran los ortodoxos serbios (31%) y los católicos (10%), en su mayoría croatas. Los judíos son una pequeña minoría.

Antes de terminar su visita, el papa abandonó su último discurso previsto y respondió algunas preguntas de los jóvenes. Bajo las ovaciones, les dijo que representan "la primera generación de la postguerra" y que en sus espaldas reposa la esperanza de un futuro en paz.



Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top