Menu
 

El 75 por ciento de las muertes en el mundo en 2025 será a consecuencia de enfermedades crónicas debidas en buena parte a la mala alimentación, lo que también afectará a América Latina, expresó el legislador peruano Jaime Delgado.



El integrante de la Comisión de Salud del Congreso (poder Legislativo unicamercal) de la República del Perú planteó en entrevista para Xinhua en la capital panameña, que se requieren reglas uniformes para que las medidas preventivas y de control sean efectivas. El integrante del opositor Movimiento Democrático del Perú Dignidad Nacional explicó que ello significa determinar con precisión los parámetros de consumos saludables sin diferencias entre países y con legislaciones comunes en la materia.



El también presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) tocó el tema durante el taller regional "Fortaleciendo la respuesta de la sociedad civil" organizado en la capital panameña por la Coalición Latinoamérica Saludable (Clas). 

El encuentro de tres días se inició este lunes y es promovido por la Alianza para la Prevención de las Enfermedades No Transmisibles, la Fundación Interamericana del Corazón, el Ministerio de Salud de Panamá y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).



En el encuentro participan especialistas de 12 países de Latinoamérica y es previo a la reunión global sobre el tema que se realizará en el Emirato Arabe de Sharjah en noviembre próximo. Delgado señaló que la mala alimentación es un problema "extremadamente grave" y "crucial" si se considera como una pandemia mundial.

El político hizo una llamada de alerta para regular los factores que condicionan los hábitos de consumo de las personas por la excesiva influencia de la industria. Consideró esencial regular el manejo de la publicidad y el etiquetado de los productos, para que no haya manipulación y no se aprovechen de la ingenuidad de los niños.



"Tenemos que rotular los productos para advertir la presencia de altos niveles de azúcar, de sodio y de grasa (artificial) o de grasas saturadas", enfatizó Delgado.

Estimó necesario promover una educación nutricional en colegios y enseñar a los niños desde muy temprana edad cómo alimentarse correctamente.

Dijo que también se debe promover mayor actividad física entre los menores y preparar un conjunto de políticas de Estado que disminuyan o eliminen estos factores de riesgo, que nos "está llevando a la autodestrucción".

Es esencial identificar cuáles son los componentes que desde la perspectiva de la Organziación Mundial de la Salud (OMS) han sido los detonantes del sobrepeso y la obesidad.

Entre estos elementos están el azúcar refinada causante de diabetes, obesidad, transtornos metabólicos y adiccción.



Se encentra también la sal, que impulsa la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, además de las grasas saturadas que bloquean las arterias y afectan la salud cardiovascular. El problema es que la industria se opone a que la población decida por su propia cuenta, indicó Delgado.

En Perú, por ejemplo, existen 2 millones de personas diabéticas, lo que representa el 8 por ciento de su población. El especialista sostuvo que en México la situación es mucho más grave dentro de los países de América Latina.

Consideró que iniciativas de ley como la emprendida en Perú para el consumo de alimentos saludables pueden ayudar a superar esta problemática o las dirigidas a promover la actividad física, regular la publicidad y el etiquetado de productos. Otro paso "importante" en esta lucha es el dado en Panamá, que prohibió toda forma de publicidad del tabaco.

Se calcula que alrededor de 5,5 millones personas mueren al año en el mundo a causa del tabaquismo. Se estima, además, que fallecen unas 30 millones de personas anualmente a consecuencia de enfermedades crónicas.






Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top