Menu
 

El sueño puede ser la pieza que falta en el rompecabezas de la enfermedad de Alzheimer. Científicos estadounidneses han encontrado pruebas concluyentes de que la falta de sueño - particularmente un déficit del sueño profundo y reparador necesaria para golpear el botón de "guardar" en los recuerdos - es un canal a través del cual la proteína beta-amiloide se cree que desencadena ataques de la enfermedad de Alzheimer a largo plazo.



“Nuestros resultados revelan una nueva vía a través de la cual la enfermedad de Alzheimer puede causar disminución de la memoria más adelante en la vida”, dijo el profesor de neurociencia de UC Berkeley Matthew Walker, autor principal del estudio publicado en la revista Nature Neuroscience.

Los depósitos excesivos de beta-amiloide son sospechosos clave en la patología de la enfermedad de Alzheimer, una forma virulenta de la demencia causada por la muerte gradual de las células cerebrales. 

Las buenas noticias sobre los hallazgos, según Walker, es que la falta de sueño es potencialmente tratable y se puede mejorar a través del ejercicio, terapia conductual e incluso la estimulación eléctrica que amplifica las ondas cerebrales durante el sueño, una tecnología que se ha utilizado con éxito en adultos jóvenes para aumentar su memoria durante la noche.

“Este descubrimiento ofrece esperanza”, dijo Walker. “El sueño podría ser una nueva diana terapéutica para luchar contra el deterioro de la memoria en los adultos mayores e incluso aquellos con demencia.”

“En los últimos años, los vínculos entre el sueño, la beta-amiloide, la memoria y la enfermedad de Alzheimer han estado creciendo más fuerte”, dijo Jagust, profesor de neurociencias de la Universidad de Berkeley. 

Utilizando una poderosa combinación de imágenes cerebrales y otras herramientas de diagnóstico en 26 adultos mayores que no han sido diagnosticados con demencia, los investigadores buscaron el vínculo entre dormir mal, la mala memoria y la acumulación tóxica de proteínas beta-amiloide.

“Los datos que hemos recogido son muy sugestivos de que hay una relación causal”, dijo Mander, el autor principal del estudio. “Si intervenimos para mejorar el sueño, tal vez podamos romper esa cadena causal”.

Se ha encontrado una acumulación de beta-amiloide en los pacientes de Alzheimer y, de forma independiente, en las personas que informaron los trastornos del sueño. 

“El sueño ayuda a lavar las proteínas tóxicas durante la noche, evitando que se acumulen y potencialmente destruyan las células del cerebro”, dijo Walker. 

En concreto, los investigadores observaron cómo la cantidad de beta-amiloide en el lóbulo frontal medial del cerebro afecta el sueño profundo no-REM, que mantiene y consolida los recuerdos basados ​​en hechos.

La investigación se realizó en 26 adultos mayores, entre las edades de 65 y 81, que no mostraron evidencia existente de demencia u otro problema neurodegenerativo o trastornos psiquiátricos. En primer lugar, a cada uno se midió los niveles de beta-amiloide en el cerebro, después de lo cual se encargaron de la memorización de 120 pares de palabras, y luego probaron lo bien que se acordaron de una parte de ellos.




Los participantes en el estudio luego dormían ocho horas, durante las cuales con un EEG se midió sus ondas cerebrales. A la mañana siguiente, sus cerebros fueron escaneados utilizando fMRI al recordar los pares de palabras restantes. En este punto, los investigadores rastrearon la actividad en el hipocampo, donde los recuerdos se almacenan temporalmente antes de pasar a la corteza prefrontal.

“Cuanto más se recuerda después de una buena noche de sueño, menos usted depende del hipocampo y cuanto más se utiliza la corteza”, dijo Walker. “Es el equivalente a la recuperación de archivos desde el sitio de almacenamiento seguro del disco duro de su ordenador, en lugar del almacenamiento temporal de una memoria USB”.





En general, los resultados mostraron que los participantes del estudio con los más altos niveles de beta-amiloide en la corteza frontal medial tenían la peor calidad de sueño y, en consecuencia, le fue peor en la prueba de memoria a la mañana siguiente, olvidando más de la mitad de la información que había memorizado el día anterior.

“Cuanto más beta-amiloide hay en ciertas partes de su cerebro, el sueño se hace menos profundo y, en consecuencia, empeora su memoria”, dijo Walker. 





Link
Reacciones:

Publicar un comentario

 
Top